Refranes y dichos   L - R

L

La avaricia rompe el saco.

La caridad bien entendida empieza por uno mismo.

La Espada de Damocles

La letra, con sangre entra.

La mejor lotería, es una buena economía.

La oprtunidad la pintan calva.

La suerte de la fea, la bonita la quisiera.

Ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón.

Lo barato, sale caro.

Lo que bien empieza, bien acaba.

Lo que mal empieza, mal acaba.

Los celos son malos consejeros.

Los toros se ven mejor desde la barrera.

La caridad bien entendida empieza por casa (charity begins at home): Lo natural es pensar en las necesidades propias antes que en las ajenas.

La casa invita (it’s on the house): Frase que sirve para indicar que el dueño de casa se hace cargo de los gastos de una reunión o agasajo. La procedencia de esta expresión son los bares y pubs de Europa y Estados Unidos en donde sus propietarios invitan a los clientes con una ronda de bebidas.

La cuestión es pasar el rato: Frase que habría difundido el comediógrafo español Eusebio Blasco, con motivo de la respuesta de un señor llamado Sáinz Pardo, Sanz Pardo o Sáenz Pardo, a quien le preguntaban, precisamente, cuál era su nombre y habría respondido: Mire... Sáinz Pardo, Sanz Pardo o Sáenz Pardo da lo mismo... la cuestión es pasar el rato.

La culpa no es del chancho, sino del que le da de comer: No debemos culpar a ciertas personas por sus fallas; muchas veces, la responsabilidad no es de ellos, sino de quienes les dan las órdenes que ellos deben cumplir.

La curiosidad mató al gato (curiosity killed the cat): Frase usada para criticar la curiosidad humana y está basada en el hecho de que el gato doméstico suele ser víctima de trampas mortales, precisamente por ser tan curioso.

La excepción hace (o confirma) la regla (the exception proves the rule): Casi todas las reglas -particularmente las de ortografía- tienen una excepción que sirve para confirmarlas.

La fe mueve montañas (faith will move mountains): Frase bíblica que sostiene que cuando alguien posee una fe inquebrantable, puede lograr lo que se propone, por más difícil que sea el emprendimiento, incluso movilizar una montaña.

La gota de agua horada la roca cayendo no dos veces, sino siempre: Es la frase que con mayor claridad simboliza la perseverancia, debido a que efectivamente, una gota de agua puede, con el correr de los siglos, llegar a modificar la roca. Lo mismo una persona que persiste en su actitud, puede alcanzar el fin perseguido.

La gota que colmó (o rebasó) el vaso (that’s the last straw): Se aplica para calificar lo que viene a colmar la medida de la paciencia y la comprensión. Cuando la persona usa esta expresión quiere decir que ya no soporta más una situación.

La imprudencia es la hija de la ignorancia (fools rush in, where angels fear to tread): Una crítica a dos defectos del hombre, por la que se desprende que quien es ignorante, puede cometer -como lógica consecuencia- imprudencias irreparables. En inglés, equivale a los tontos se animan donde los ángeles no se aventuran.

La letra, con sangre entra (spare the rod and spoil the child): Dicho que se aplica cuando se le quiere hacer comprender una cosa a alguien, dando a entender que cualquier sacrificio es bueno para que esa persona entre en razones. Lo de "sangre", es metafórico aunque válido.

La ley es pareja para todos (what’s good for the goose is good for the gander): No debe haber excepciones para nadie respecto del cumplimiento de la ley. Si todos cumplen con ella por igual, mejores serán los resultados obtenidos por la acción de la Justicia.

La mar en coche: Locución festiva utilizada luego de una enumeración en la que se ha incluido gran cantidad de elementos, muchas veces de carácter suntuario, para destacar las comodidades de que disfruta determinada persona. Nuestra investigación nos llevó a concluir que podría provenir de la expresión Lamarr en coche, en alusión a la célebre actriz de Hollywood Hedy Lamarr (nacida en Viena como Hedwig Kiessler) famosa por su vida suntuosa.

La mentira tiene patas cortas (a lie never lives to be old): Con la mentira no se puede llegar lejos. Siempre, tarde o temprano, se descubre la verdad.

La necesidad tiene cara de hereje (necessity knows no law): Cuando alguien padece necesidades, no conoce de leyes ni razonamientos y actúa por impulsos, ignorando las normas, como hace el hereje con las creencias religiosas.

La noche se hizo para dormir: Frase alusiva a la conveniencia de aprovechar las horas de la noche para descansar, para luego no andar durante el día padeciendo las consecuencias de haber trasnochado.

La ocasión hace al ladrón (opportunity makes the thief): No todas las personas practican el hurto, no todos son ladrones, pero esta frase afirma que en muchos casos, aun la persona que habitualmente no roba, si se le presenta la ocasión, puede ceder a la tentación.

La plata llama a la plata (money makes money): Frase que asegura que la gente que posee mucho dinero, por lo general, tiene éxito en los emprendimientos comerciales y, de esta manera, sigue acrecentando su fortuna.

La procesión va por dentro: Habla de la aparente serenidad de alguien, aun cuando sabemos que íntimamente, esa persona está pasando un momento delicado. Por fuera, es una persona medida, serena e incluso puede aparecer divertida, pero por dentro, seguramente está seria -como se marcha en las procesiones- porque está sufriendo.

La renguera del perro: El perro es uno de los pocos animales que pueden fingir una renguera, cuando se ve comprometido. Por extensión, la frase se aplica a la persona que suele simular un malestar con tal de librarse de una responsabilidad.

La risa abunda en la boca de los gansos: El ganso es un ave ingenua cuyo sonido -el graznido- aparece como una «risa tonta». Hay personas que están continuamente riendo sin motivo aparente, por eso, el dicho compara esa risa superflua con la de los gansos y como entre nosotros, la palabra «ganso» tiene una connotación peyorativa...

La ropa sucia se lava en casa (the dirty linen is washed at home): Es una frase equivalente de sacar los trapitos al sol (ver), por la que se sugiere tratar de solucionar los problemas en la intimidad de la familia o empresa, sin necesidad de exponerlos públicamente. La locución pertenecería a Napoleón Bonaparte y habría estado dirigida al vizconde Lainé que criticó públicamente al gobierno de Napoleón.

La sartén por el mango (to be in the driving seat): Tener el poder, manejar las decisiones. La frase es además, el título de una obra de teatro escrita por el destacado actor Javier Portales y el nombre de una canción de la genial compositora María Elena Walsh, cuya letra dice que hay quienes tienen la sartén por el mango... y el mango también. En inglés, equivale a estar sentado en el asiento del que maneja.

La suerte está echada (the die is cast): Frase tomada del latín alea jacta est, expresión que, según Suetonio, fue pronunciada por Julio César cuando se decidió a pasar el río Rubicón (hoy, Fiumicino). Se la emplea para referirse a una decisión extrema que se adopta luego de haber meditado sobre sus probables consecuencias.

La unión hace la fuerza (union is strength): Lema que figura en el escudo de armas de la República de Bélgica y expresa la idea del esfuerzo mancomunado, del que se realiza en forma colectiva, uniendo las individualidades en procura de un logro.

La vida comienza a los cuarenta (life begins at forty): Vieja afirmación que adjudica al hombre de esa edad la madurez necesaria para -en base a su experiencia- comenzar a disfrutar de la vida.

Las águilas no cazan moscas: Proverbio de origen latino que solía ser utilizado desde la época de los romanos, para expresar que el hombre superior no debe perder tiempo en pequeñeces.

Las armas las carga el Diablo (to play whit edged tools): Advertencia sobre el uso de armas de fuego. Existe una versión vulgar que la completa con la frase ... y las descargan los boludos, en directa alusión a las personas descuidadas que suelen provocar graves e irreparables accidentes.

Las apariencias engañan (don’t judge a book by its cover): En inglés, equivale a no juzgues un libro por su tapa y es la mejor definición para no caer en el error de juzgar equivocadamente a una persona a través de su apariencia.

Las cuentas claras conservan la amistad (short accounts make long friendships): Frase utilizada particularmente cuando hay una deuda o aclaración de cuentas de por medio. En ella, se asegura que los amigos han de mantener la relación en tanto y en cuanto no haya deudas de dinero pendientes.

Las desgracias nunca vienen solas (it never rains but it pours): Justifica la seguidilla de inconvenientes sufridos por una persona, como si el destino se hubiera ensañado con ella.

Las palabras se las lleva el viento: Proverbio que se basa en el concepto de que lo único seguro es lo que está escrito
-aplicado sobre todo a contratos y promesas de trabajo o algún tipo de bienes-, dando a entender que lo que simplemente se promete por medio de las palabras puede no ser cumplido después.

Las ratas son las primeras en abandonar el barco (rats desert the sinking ship): Es una frase que expresa la realidad: cuando un barco zozobra, son las ratas las primeras que se arrojan al agua. Por eso, el proverbio, trasladado a la vida práctica, se aplica a las personas de bajos sentimientos que huyen ante la primera dificultad y no se enfrentan con el peligro y abandonan a quien deberían acompañar en momentos difíciles.

Le das la mano y se toma el brazo (give him an inch and he’ll take a mile): Frase crítica que se aplica a la persona que comete exceso de confianza, sobrepasando los límites impuestos por el buen gusto y la discreción.

Leer entre líneas (to read between the lines): Saber interpretar lo que se dice, aun cuando no esté explícitamente dicho en el texto. La expresión también suele usarse en referencia a lo que se manifiesta en forma oral.

Levantar cabeza: Recobrarse o reestablecerse luego de una enfermedad o de haber pasado un momento económico difícil. Salir de la pobreza.

Llora como mujer lo que no supiste defender como hombre: La expresión se utiliza para recriminar la falta de firmeza de un hombre en sus actitudes. La frase la pronunció la madre de Boabdil -último rey moro de España- cuando éste se detuvo llorando sobre un montículo (llamado desde entonces "El suspiro del Moro"), a contemplar por última vez la ciudad de Granada. Según fray Antonio de Guevara, la frase habría sido justa cosa es que el rey y los caballeros lloren como mujeres pues no pelearon como caballeros.

Llorar sobre la leche derramada (it’s no use crying over split milk): Cuando a alguien se le derrama leche que ya ha hervido, no tiene sentido lamentarse. Aplicado en la vida cotidiana, este proverbio aconseja no quejarse luego de sucedida la desgracia.

Llover a cántaros (to rain cats and dogs): El cántaro es una vasija grande de barro o metal, por eso, las lluvias intensas son calificadas de esa manera, como si desde el cielo, alguien estuviera arrojando el contenido de millones y millones de cántaros.

Lo barato sale caro (good cheap is dear in the long run): Muchas veces, pagamos muy poco por algo que nos es imprescindible, pero con el tiempo ese objeto nos demuestra que su calidad es realmente inferior al producto que nos hubiera resultado más caro.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno (brevity is the soul of wit): Clásico proverbio de Gracián, en el que se demuestra el valor de ser breve, conciso y, sobre todo, preciso en nuestras manifestaciones tanto orales cuanto escritas.

Lo cortés no quita la valiente (courtesy and valour are not mutually exclusive): Se puede ser atento y comprensivo con una persona, sin dejar de ser exigente con ella.

Lo mejor es enemigo de lo bueno (the best is the enemy of the good): Cuando se pretende la excelencia, suele dejarse de lado la eficiencia, por eso el dicho que parece un contrasentido.

Lo mismo digo: Frase hecha que tuvo su origen en los velatorios, entierros y funerales de fines del siglo XVIII a la hora de expresar el pésame. Una vez que el primero de los asistentes expresaban su condolencia a los deudos del muerto, para no repetir conceptos, los que seguían en la fila pronunciaban esta frase.

Lo pasado pisado (let by-gones be by-gones): Es una invitación a olvidar lo que sucedió hace tiempo, como si se sugiriera a la persona dar vuelta la página para no quedar atrapado por los recuerdos, no importa si buenos o malos.

Lo prometido es deuda (a promise is a promise): Es una invitación a cumplir con lo que se promete, debido a que muchas personas no le dan a su palabra el valor que corresponde. Se supone que la palabra de una persona debe valer tanto, que el solo hecho de prometer algo significa contraer una deuda. Aunque a alguno le parezca mentira, hubo una época en que esto se cumplía y no eran necesarios los contratos.

Lo que abunda no daña (you can’t have too much of a good thing): Expresión familiar que prefiere el exceso de cosas buenas sobre la carencia de ellas. Entre nosotros, circula la forma mejor que sobre y no que falte, con idéntico valor.

Lo que cuesta, vale: Podría considerarse a esta frase el complemento de lo barato sale caro, ya que cuando una cosa es considerada cara por su valor monetario, debe reconocerse que en la misma medida, ese objeto debe tener más valor que otro.

Lo que es moda no incomoda (the present fashion is always handsome): Frase que sirve para justificar el uso de cualquier prenda de vestir o adorno, debido a que cuando es «moda», es decir, lo usa la mayoría de las personas de determinado grupo social, a nadie le importa si es lindo o feo, si le queda bien o mal, etcétera.

Lo que Natura no da, Salamanca no presta: Frase con la que -supuestamente- los encargados de administrar los bienes de la célebre Universidad de Salamanca le negaron ayuda a Cristóbal Colón, quien luego la recibió de los reyes Fernando e Isabel. La expresión se aplicó posteriormente para justificar, en una persona, la carencia de algún talento, como si dijéramos que lo que no se trae de nacimiento, no se obtiene con la práctica.

Lo que se hereda no se hurta: Cuando una persona hereda algo de un familiar, se dice que le corresponde, que no lo robó. Esta frase se aplica, generalmente, para hacer referencia a algunas virtudes heredadas de un antecesor.

Lo que viene fácil, fácil se va (easy come, easy go): Es una crítica al poder, el éxito o la riqueza que se obtienen de una manera fácil, sin esfuerzo. De la misma forma que se lograron, se pueden perder.

Loro viejo no aprende a hablar (you can’t teach an old dog new tricks): Por más que una persona pretenda cambiar de hábitos a una edad avanzada, no va a lograr mayores progresos, debido a que por lo general, el ser humano adquiere a lo largo de su vida, hábitos y costumbres difíciles de erradicar.

Los amigos de mis amigos son mis amigos (my friends' friends are my friends): Afirmación que aplica el carácter transitivo en las relaciones humanas. En realidad, la frase alude a la confianza que nos merecen nuestros verdaderos amigos en cuyas amistades confiamos como si fueran ellos mismos.

Los de afuera son de palo: Es una invitación al silencio y a abstenerse de intervenir, para las personas que son ajenas a una discusión, conflicto o juego, debido a que no tienen parte activa en la cuestión. Ser de palo (o su equivalente ser de madera, por lo inerte de este material) representa la idea de la marginación total de una o varias personas en un tema.

Paradójicamente, la expresión ser "del" palo se difundió últimamente como equivalente de "pertenecer a la misma acti-vidad, profesión, ideología política o preferencia deportiva".

Los últimos serán los primeros:  Promesa de las Sagradas Escrituras (Mateo 20, 16) para quienes se sienten postergados en este mundo, por la cual se les asegura que dejarán de ocupar ese lugar cuando se encuentren ante la presencia del Creador.

 

M

Mal de muchos, consuelo de tontos.

Mala hierba, nunca muere.

Manos frías, corazón ardiente.

Manos que no dais, ¿Qué esperáis?

Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Más vale caer en gracia que ser gracioso.

Más vale estar solo que mal acompañado.

Más vale maña que fuerza.

Más vale malo conocido que bueno por conocer.

Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo.

Más vale prevenir que curar.

Más vale tarde que nunca.

Mejor es ser cabeza de ratón que cola de león.

Mucho ayuda quien no estorba.

Muerto el perro, se acabó la rabia.

Mal de muchos, consuelo de tontos (it's a fool's consolation to think everyone is in the same boat): No podemos consolarnos ante una desgracia evitable, justificándonos diciendo que eso les sucede a muchos otros.

Mandar a freír espárragos (go jump in the lake): Entre nosotros, equivale a insultar a una persona, "mandándola" a un lugar muy alejado, aunque en realidad, la idea original debería ser otra, debido a que los espárragos no se fríen, por lo que se supone que la expresión estaría destinada a "mandar a una persona a cumplir con algo imposible". En inglés, por su parte, el sentido sería "andá a tirarte al lago".

Entre nosotros, existen las variantes andá a freír churros y andá a freír buñuelos.

Mandar al otro mundo: Matar, eliminar a una persona.

Mañana será otro día (tomorrow is another day): Frase usada como consuelo o amenaza ante la adversidad y también como pretexto para no hacer una cosa en el día de la fecha, originada en un cuento que narra la historia de un tuerto que salió de noche a recoger espárragos y como no veía nada, desistió y exclamó -a manera de excusa- mañana será otro día.

Más vale malo conocido que bueno por conocer (better the Devil you know than the Devil you don’t know): Es preferible tratar con alguien conocido a quien se le señalan los defectos y no con alguien que viene precedido de excelentes referencias, pero que aún no hemos visto desempeñarse.

Más vale maña que fuerza (skill is stronger than strength): Se obtiene mayor partido de la suavidad y la destreza que de la violencia y el rigor.

Más vale pájaro en mano que ciento volando (a bird in hand is worth two in the bush): Es preferible conservar lo poco que se tiene y no quedarse lamentando lo que podría haberse obtenido. El uso ha apocopado la palabra ciento en cien, desconociendo que la palabra ciento sólo puede acortarse delante de un sustantivo (cien pájaros).

Más vale prevenir que curar (better safe than sorry): Podría asimilarse esta frase con su equivalente hombre prevenido vale por dos, debido a que la prevención es la mejor consejera para evitar consecuencias lamentables.

Más vale ser cabeza de ratón que cola de león (better the head of a mouse than the tail of a lion): Siempre es mejor ser el primero en un lugar humilde que el último en un lugar notable.

Más vale tarde que nunca (better late than never): Es una frase que sirve como consuelo y justifica la demora en llegar a un lugar o en obtener un logro.

Matar dos pájaros de un tiro (to kill two birds with one stone): Equivale a obtener un logro por partida doble, como si uno realmente pudiera abatir a dos pájaros con un solo disparo (o con una sola piedra, como dice la versión en inglés).

Matar la gallina de los huevos de oro (to kill the golden goose): Frase basada en una fábula de Esopo que cuenta la historia de un hombre que poseía una maravillosa gallina que ponía huevos de oro. Suponiendo que su interior estaría lleno del preciado metal, la mató y se encontró con la cruel realidad.

Matrimonio y mortaja del cielo bajan (hanging and wiving go by destiny): En esta locución, se habla de dos sacramentos de la Iglesia católica: el Matrimonio y la Extremaunción y, como tales, deben ser considerados recibidos de la propia mano de Dios. La rima festiva se ha hecho en base a que, en ambos casos, el hombre debe tomarlos como hechos del destino y acatar lo dispuesto por el Creador.

Mear fuera del tarro: Irse de una cuestión, salirse del tema, como quien realmente orina fuera del recipiente.

Media naranja (better half): Equivale a la esposa (o novia) o al esposo (o novio), uno respecto del otro. El origen podría ser el hermoso mito de la aparición de los dos sexos humanos, según lo cuenta Platón, por el que al principio el ser humano era sólo uno, asexuado, que vivía en perfecta armonía. Pero, un día desobedeció a los dioses y éstos lo castigaron separándolo en dos mitades (como a una naranja): hombre y mujer, y los condenó a vagar eternamente buscando la otra mitad para recuperar su completa felicidad.

Mejorando lo presente: Locución que, a modo de cortesía, se usa para alabar o hablar bien de alguien que se encuentra presente en ese lugar.

Memoria de elefante (to have a memory like a sieve): En realidad, dicen que la memoria del elefante no es muy buena, debido al tamaño de su cráneo, pero que sí recuerda muy bien a la persona o cosa que le ha hecho daño. De ahi, la aplicación de la frase.

Menos averigua Dios y perdona (ask no questions and yo-ul'll be told no lies): Frase que expresa la idea de que, hasta el mismo Dios perdona a quienes somos pecadores, sin necesidad de conocer nada más que nuestro arrepentimiento, por lo cual nadie puede exigirnos saber más de nosotros. La frase habría sido la respuesta de un diácono al cura -célebre éste, por su gran apego a las monedas- quien una vez le preguntó de dónde había sacado dinero para hacer las compras para la parrroquia.

Mens sana in corpore sano: Aforismo latino extraído de la Sátira X, de Juvenal, cuyo significado es alma sana en cuerpo sano y señala la ventaja de una buena salud del cuerpo para gozar de un buen espíritu. La locución completa es oremos para que haya una mente sana en cuerpo sano.

Meter la mula: Hacer trampa, tratar de engañar a alguien, con una treta. El origen de la frase se remonta a la época en que los cargamentos de cereales y forrajeras se trasladaban en mula y, cuando llegaba el momento de pesar la carga, el productor o su representante introducían en la balanza -además del cargamento- la mula que lo portaba, para así aumentar el peso total.

Meter la pata (to put one’s foot in it): Equivocarse, cometer errores, generalmente, por torpeza o descuido, como cuando alguien «mete» literalmente la pierna en un agujero, grieta o zanja.

Meter violín en bolsa: Equivale a la expresión irse con la música a otra parte y se aplica en referencia a la bolsa en la que el violinista guardaba su instrumento.

Meterse en la boca del lobo (to go into the lion’s den): Entrar en un lugar que representa un serio riesgo para nuestra integridad, como si realmente uno hubiera metido la cabeza dentro de la boca del lobo. En inglés, se usa el león para el mismo dicho.

Mezclar la hacienda: Entreverarse las amistades de alguien con otras que pertenecen a distinto estrato social, actividad profesional o preferencia ideológica, como si realmente la hacienda de uno se mezclara con la de otro.

Mientras hay vida, hay esperanza: Podríamos decir también la esperanza es lo último que se pierde y estaríamos afirmando una de las frases más optimistas y positivas que existen en nuestra lengua.

Mirá quién habla (you can talk!): Frase utilizada para recriminar a quien señala o critica en los otros, defectos que él también tiene.

Modestia aparte: Expresión usada a modo de justificación, cuando uno habla bien de sí mismo, para no pecar de inmodesto.

Mojar la oreja (to have a chip on one's shoulders): Frase que simboliza el reto a pelear con alguien. Por extensión, la expresión se utiliza para aludir a cualquier acción de desafío, real o simbólica. El gesto procede de una parodia sacrílega del ritual del bautismo por el que el sacerdote mojaba la oreja del niño, mientras exclamaba "¡Ábrete!", ordenando simbólicamente que se abrieran los oídos para escuchar las verdades de la fe.

Montar en cólera (to fly into a temper): Estar enojado, con mucha rabia, con ira. "La" cólera -no "el" cólera, la enfermedad- es sinónimo de "ira, enojo, enfado".

Morderse la lengua (to hold one’s tongue): Es una frase que expresa la idea de mantenerse callado, no hablar, sobre todo cuando es imprescindible permanecer en silencio para no comprometer a alguien o no cometer indiscreciones. Literalmente, si nos mordiésemos la lengua, no podríamos hablar; por eso, la sugerencia de hacerlo antes que decir una palabra.

Morir con las botas puestas (to die on one’s boots): Equivale a morir en pleno trabajo y la comparación surge de la característica de los soldados que morían en la guerra en medio de la lucha y con el calzado puesto.

Mosquita muerta (to look as if butter would not melt in one's mouth): Sirve para designar a la persona de ánimo o temperamento apocado, pero que suele sacar provecho de su situación, a través de actitudes poco frecuentes en ella.

Mostrar la hilacha (to show the cloven hoof): Descubrir la verdadera personalidad de uno, mostrarse tal cual es, exponiendo los defectos de que se adolece, como si uno realmente estuviera en la intimidad de su casa vistiendo ropas de entrecasa en las que se ven las hilachas de la costura.

Mover cielo y tierra (to move heaven and earth): Revolver todo, agotar hasta el último recurso para conseguir algo, como si realmente "moviera" el cielo y la tierra.

Muchas manos en un plato hacen mucho garabato (too many cooks spoil the broth): Cuando muchas personas tienen injerencia en un tema, el resultado no puede ser positivo.

Mucho ruido y pocas nueces (much ado about nothing): Expresión tomada del título de una pieza clásica de William Shakespeare, que se aplica a la situación en que se produce mucho alboroto sin ningún resultado positivo.

Muerto el perro, se acabó la rabia (dead dogs don’t bite): Frase digna del razonamiento de Perogrullo por la que se expresa que una vez que se extinguió la causa que producía un efecto, éste desaparece, lo mismo que sucede al morir un perro enfermo de rabia: la enfermedad deja de existir.

 

N

Nadie es profeta en su tierra.

Nadie le da vela en este entierro.

Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ha pedido.

Nadie tira piedras a su tejado.

Ni pidas a quien pidió, ni sirvas a quien sirvió.

Ni son todos los que están, ni están todos los que son.

Ni tanto ni tan calvo.

Ni vive, ni deja vivir.

No basta parecerlo, hay que serlo.

No es lo mismo predicar que dar ejemplo.

No es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia.

No es oro todo lo que reluce.

No es tan fiero el león como lo pintan.

No hay enemigo pequeño.

No hay mal que cien años dure, ni persona que lo aguante.

No hay mal que por bien no venga.

No hay peor sordo que el que no quiere oír.

No por mucho madrugar, amanece más temprano.

¿No querías caldo?, pues toma tres tazas.

No se hizo la miel para la boca del asno.

No te alabes tanto si quieres llegar a santo.

No te cierres una puerta, si no has abierto otra.

No tires piedras sobre tu tejado.

No todos los viejos son sabios, ni todos los sabios son viejos.

No vendas la piel de oso antes de haberlo cazado.

Nunca digas de este agua no beberé.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Nunca hables de la soga, en la casa del ahorcado.

Nunca llueve a gusto de todos.

Nunca segundas partes fueron buenas.

Nada del otro mundo (nothing to write home about): Se supone que una cosa «del otro mundo» sería algo digno de sor-prender y conmocionar a los habitantes de este planeta, por eso, cuando se trata de algo que no alcanza ese nivel, usamos esta frase.

Nadar contra la corriente (to swim against the tide): Avanzar en la vida en el sentido contrario al que van todos, pelear para conseguir algo, luchando contra todas las graves dificultades, como si uno tratara realmente de avanzar en el río pero haciéndolo no a favor de la corriente.

Nadie diga, de esta agua no beberé: Frase que afirma que ninguno está libre de que le suceda lo que a otro semejante, por lo general, aplicada cuando se trata de consecuencias negativas para la persona.

Nadie es héroe para su ayuda de cámara (no one is a hero to his valet): Según algunos, la expresión pertenece a los Ensayos, de Montaigne; para otros, habría sido pronunciada por Madame Carnuel, aludiendo a lo difícil que es conservar el prestigio de la intimidad. En nuestra lengua, circula la forma nadie es un señor delante de su criado.

Nadie es perfecto (nobody’s perfect): Una de las frases más veraces de nuestra selección, por la cual se justifica la falibilidad del ser humano que, por más que se considere sin defectos, siempre habrá de demostrar que no es perfecto.

Nadie es profeta en su tierra (a prophet is without honour in his own country): Expresión tomada del Evangelio según San Lucas, IV, 24, que en la actualidad suele aplicarse a toda persona que logra un éxito profesional fuera de su país, muchas veces habiendo sido ignorado en él.

Ni chicha ni limonada (neither fish, nor fowl): Ni una cosa ni la otra, permanecer indefinido. La chicha es una bebida alcohólica obtenida de la fermentación del maíz con azúcar, mientras la limonada -como todos sabemos- se extrae del limón. Por lo tanto, el dicho alude a lo que no es ni una cosa (bebida alcohólica) ni la otra (bebida refrescante).

Ni ebrio ni dormido (not on my dead body): Expresión que se habría originado en un episodio vivido por el general Belgrano, al hallar a un centinela que se había quedado dormido luego de una borrachera. Desde entonces, habría dictado una norma por la que se establecía que "ningún vigía podía estar ni ebrio no dormido en su puesto". Posteriormente, la locución pasó a ser sinónimo de terminante negativa ante cualquier hecho.

Ni están todos los que son, ni son todos los que están: La frase está tomada de una cuarteta de Ramón de Campoamor, por la que se asegura que muchas veces, en los manicomios no están internados todos los que deberían estar y los que sí están, a veces, no merecerían estarlo.

Ni fu ni fa: Ni una cosa ni la otra; no tener definición. Podría equivaler a ni chicha ni limonada.

Ni lerdo ni perezoso (not to be backward in coming forward): De una manera rápida, decisiva, sin tardar tiempo. Generalmente, se usa como elogio a alguien que ha tomado una decisión trascendental.

No abrir el paraguas antes de que llueva (o antes de tiempo): Si bien es aconsejable prevenir los males, no es conveniente ser excesivamente precavido, pecando de obsesivo.

No caber ni un alfiler (to have no room to swing a cat): No quedar un lugar libre, ni siquiera para estar de pie, como suele suceder en algunos partidos clásicos de fútbol, en ciertas carreras de caballo y en algunos recitales musicales.

No cambiar de caballo en medio del río (not to change horse in midstream): Es un consejo práctico para el hombre de campo: es contraproducente intentar el cambio de montura en medio del río. Pero, aplicado a la vida cotidiana, este refrán aconseja a las personas no variar la forma de encarar los pro-yectos y mucho menos, cambiar a sus colaboradores en momentos cruciales.

No cantar victoria antes de tiempo (not to count one’s chickens before they’re hatched): En inglés, equivale a no contar los pollos antes de que estén empollados, con lo que se advierte claramente la necesidad de ser prudente en la consideración de los logros y no darlos por obtenidos antes de tiempo.

No dar el brazo a torcer (to stick to one’s guns): No ceder, no darse por vencido, por analogía con la acción de los pulseadores, que tratan de mantener firme su brazo ante la resitencia del oponente que intenta doblegarlo.

No dar por el pito más de lo que el pito vale: No adjudicar a las cosas más valor del que realmente tienen.

No dar puntada sin nudo: Para coser, es necesaria tanto la aguja cuanto el hilo, pero si al hilo no se le hace el nudito típico en su extremo, se escaparía por el ojo de la aguja. Por eso, la referencia a que la persona es muy cuidadosa en su accionar. La frase sufrió la deformación no dar puntada sin "hilo".

No decir esta boca es mía: No hablar palabra, permanecer callado. A veces, se la utiliza como sinónimo de prudencia, para no decir algo de lo que podamos arrepentirnos luego.

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy (never put off till tomorrow what you can do today): Habla de la conveniencia de hacer las cosas en el momento actual y no postergarlas para mañana, debido a que nadie puede predecir lo que habrá de suceder en el futuro.

No es oro todo lo que reluce (all that glitters is not gold): A veces, las apariencias engañan. El oro, todos lo sabemos, brilla como muchos metales, pero no todo lo que brilla es metal precioso. En la vida, sucede algo similar: no todo es como nos parece.

No es tan fiero el león como lo pintan (the devil is not so black as he is painted): Modismo utilizado para expresar que, aun cuando algunas personas tienen fama de duras, malas o agresivas, llegado el momento, suelen tener actitudes propias de una buena persona.

No está muerto quien pelea (never say die): Expresión que -a la manera de mientras hay vida, hay esperanza- alude a la fuerza que pone una persona que, aunque se encuentra casi derrotada por la adversidad, sigue dando pelea.

No faltaba más (by all means!): Locución de cortesía, utilizada para aceptar una disculpa o gentileza, como si dijéramos "¡no hacía falta que se molestara por mí!".

No hay dos sin tres (misfortune always comes in threes): Tomando el número cabalístico "tres", se creó este dicho que refleja la constante relación entre la cifra y los hechos del hombre. Es como estar esperando la invariable llegada de la tercera vez.

No hay mal que dure cien años (the longest night will have an end): Por más que una persona esté padeciendo una mala racha, su supone que ésta no debería durar mucho tiempo.

No hay mal que por bien no venga (every cloud has a silver lining): Frase conformista que justifica el padecimiento de un mal o daño actual, suponiendo que detrás de cada mal o daño hay una esperanza de futuro mejor, que hace olvidar el mal momento pasado.

No hay mejor defensa que un buen ataque: Frase aplicada en el ámbito deportivo -particularmente, en el fútbol- por la que se afirma que la mejor manera de defenderse es atacando y consiguiendo marcar goles y, de esta manera, restarles importancia a las probables deficiencias defensivas.

No hay nada nuevo bajo el sol (there's nothing new under the sun): La locución alude a que ya ha sido dicho todo y su origen estaría expresado en un pensamiento de Salomón, luego tomado por el comediógrafo Terencio.

No hay peor sordo que el que no quiere oír (none so deaf as those who won't hear). La sordera es un mal físico lamentable y la persona hipoacúsica lo sufre y supera como puede. Pero, hay algo peor: el sordo que no quiere oír, o sea, la persona que no padece esa enfermedad y que pudiendo escuchar, ignora lo que se le está diciendo.

No hay que jugar con fuego: Advierte sobre el peligro de las empresas riesgosas al compararlas con el manipuleo del fuego. En este caso, la persona que lo hace, puede sufrir quemaduras; en el anterior, puede "quemar" sus posibilidades.

No llegar la sangre al río: Significa que una situación complicada no tuvo finalmente las graves consecuencias que se preveían.

No mezclar aserrín con pan rallado: Frase aplicada a las personas que suelen mezclar temas que no tiene relación entre sí, en una misma conversación. La comparación surge de la idea de confundir el pan rallado con el aserrín, por lo similar de su apariencia.

No pega ni con cola: Ser una cosa totalmente incongruente, no tener sentido, ser de tal manera inadecuado que -en sentido figurado- ni siquiera con la ayuda de algún pegamento podría encajar.

No pegar un ojo (not to sleep a wink): No poder dormir en toda la noche, estar desvelado.

No pincha ni corta (to play second fiddle): No decide, no tiene poder, no resuelve. No es una cosa ni la otra, es indefinido. La frase es la última parte del dicho, como la espada de Bernardo, que ni pincha ni corta, usado antiguamente en España.

No por mucho madrugar amanece más temprano (time must take its course): Por más temprano que nos levantemos, no vamos a lograr adelantar los relojes de la naturaleza. Aplicado a la vida cotidiana, significa que no debemos apresurarnos en nuestras decisiones.

No saber a qué santo encomendarse (to be at one's wit's end): Estar desorientado, sin saber a quién acudir. En la fe religiosa, cada persona acude al santo de su devoción o a aquel cuya particularidad le ofrece al creyente mayor confianza.

No se puede escupir al cielo (one's chickens willl come home to roost): Proverbio que señala lo vano del insulto o la ofensa al Creador y que, por extensión, se aplica a todo acto de rebelión o descontento hacia las personas que están por encima de nosotros. Cuando uno escupe hacia arriba, ineluctablemente la saliva vuelve a caer y, por lo general, en la propia cara del que escupió. Lo mismo sucede con las cosas en la vida.

No se puede estar bien con Dios y con el Diablo (you can’t run with the hare and hunt with the hounds): No se puede estar en la procesión y tocando la campana: Ambas frases aluden a la misma situación, es decir, que no se puede servir a dos amos, que no se puede estar en dos lugares al mismo tiempo, a menos que uno sea Dios.

No ser moco de pavo: Tener una cosa importancia y valor. No se refiere, obviamente, a ninguna secreción de la nariz del pavo sino a una especie de apéndice carnoso y eréctil que tiene el pavo sobre el pico; también se llama moco de pavo una plan-ta amarantácea. De cualquier forma, en ninguno de los casos el moco de pavo tiene alguna utilidad y de ahí la expresión.

No ser santo de mi (su) devoción: No sentir ninguna simpatía por alguien, no soportarlo, todo lo contrario de lo que uno siente por determinado santo.

No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios: Expresión tomada del Evangelio según San Mateo, IV, 4, que muchas personas suelen utilizar parcialmente, al decir no sólo de pan vive el hombre, omitiendo la segunda parte, quizá la más importante.

No tener dónde caerse muerto (not to have a penny to one’s name): Expresa la idea de pobreza total, indigencia, a tal grado que la persona no podría siquiera darse el "lujo" de morirse.

No tener gollete: Carecer de sensatez o de buen sentido. El gollete es la parte superior de la garganta por donde se une a la cabeza.

No tener pelos en la lengua (not to mince one’s words): Hablar las cosas claramente, sin ningún tipo de temor. Se supone que, si tuviéramos pelos en la lengua, nuestra habla se vería dificultada.

No tener uña pa’ guitarrero: No estar capacitado para determinada actividad. Es sabido que, para una mejor ejecución de la guitarra, es necesario tener además de ágiles manos, buenas uñas para poder puntear bien las cuerdas (de ahí, que algunos toquen con púa), por eso, quien no las tiene no puede ser un buen guitarrero. En la vida, sucede lo mismo.

No tenés abuela: Con esta expresión irónica se censura a la persona que se alaba mucho a sí mismo y está tomada de la costumbre de las abuelas de elogiar desmedidamente a sus nietos

No todo es soplar y hacer botellas: La elaboración de botellas, desde tiempos remotos, está basada en la habilidad del artesano para soplar el vidrio, pero a pesar de lo difícil de la labor, siempre se supuso que, comparando el resultado final (la botella terminada) con la forma de elaborarlo (soplar), era muy sencillo "soplar y hacer botellas". Paradójicamente, la expresión pasó a utilizarse para advertir sobre lo dificultoso de cierta tarea por emprender.

Nobleza obliga (noblesse oblige): Frase proverbial atribuida al duque de Levis en su libro "Maxims et réflexions". Durante mucho tiempo, solía aplicarse como prueba de reconocimiento a un buen gesto o a un triunfo del ocasional adversario.

Nombrar la soga en la casa del ahorcado: Expresa la inoportunidad de mencionar personas o hechos delante de quien puede sentirse molesto por esa mención.

Nunca es tarde cuando la dicha llega: La felicidad de un logro, por más que haya tardado mucho en llegar, debe hacernos olvidar de los sinsabores. Circula una versión de este refrán -nunca es tarde cuando la dicha «es buena»- que es una redundante deformación de la original: la «dicha» no puede ser «buena» ni «mala».

Nunca segundas partes fueron buenas: Crítica abierta a las imitaciones o continuaciones de obras que, en su primera parte lograron éxito, pero en la segunda no lo obtuvieron, por diversas razones.

 

O

Obras son amores, que no buenas razones.

Oír, ver y callar.

Ojos que no ven, corazón que no siente.

Otro gallo cantaría

Obras son amores y no buenas razones (actions speak louder than words): Los resultados son los que mandan y no las razones que se esgrimen para justificar un fracaso. La frase podría equipararse con la expresión el camino del Infierno está lleno de buenas intenciones.

Ojo por ojo, diente por diente (an eye for an eye, a tooth for a tooth): Fórmula de la Ley del Talión (Éxodo, XXI, 24) por la que se insta a la venganza.

Ojos que no ven, corazón que no siente (out of sight, out of mind): Las penas que están lejos o no son percibidas se sienten menos que las que se tienen a la vista.

Otro que bien baila: Expresión irónica con la que se establece la comparación entre una persona y otra que adolece de los mismos defectos.

 

P

Pagan justos por pecadores.

Pan con pan, comida de tontos.

Para muestra basta un botón.

Pelito p'a la vieja

Perro ladrador, poco mordedor.

Picar muy alto

Piensa el ladrón que todos son de su misma condición.

Piensa mal y acertarás.

Poner las manos en el fuego

Poner los puntos sobre las íes

Poner los píes en polvorosa

Ponerse las botas

Poderoso caballero es don dinero.

Por probar, nada se pierde.

Por que otro se tire por el balcón, no voy a tirarme yo.

Por un oído me entra y por otro me sale.

Primero es la obligación que la devoción.

Pagar con la misma moneda (to pay somebody in his own coin): Devolver el favor, retribuir a alguien una actitud anterior. Puede referirse a hechos buenos -corresponder a una gentileza- o a hechos desagradables -tomarse desquite de una ofensa-.

Pagar el pato(to foot the bill): Padecer una pena o castigo, sin merecerlo o por culpa de otro. El origen hay que buscarlo en la burla que hacían los viejos cristianos a los judeoespañoles debido al "pacto" (deformado irónicamente en la forma "pato") que habían hecho estos con Dios.

Pagar justos por pecadores: Hacer recaer la responsabilidad de una culpa sobre los inocentes.

Pagar los platos rotos (to carry the can): Ser castigado injustamente por un delito que no cometió.

¡Palabras, palabras, palabras! (words, words, words!): Frase con la que, en la obra de Shakespeare, Hamlet responde a Polonio, cuando éste le pregunta qué está leyendo (acto II, escena I). Luego, la expresión se aplicó a la verborragia o a la utilización de palabras sin sentido.

Pan con pan, comida de zonzo: Alude a lo aburrido de las cosas de idénticas características, lo mismo que si una persona comiera pan y, para acompañarlo, también pan.

Pan para hoy y hambre para mañana (there's nothing to be gained by this business): Locución que se usa para justificar las decisiones que aseguran la resolución momentánea de un asunto, aunque las posibilidades para el futuro sean poco favorables, como si uno tuviera asegurado el pan pero solamente para el día presente, sabiendo que no alcanza para el futuro.

Pan y circo: Frase tomada del latín panem et circences, expresión del poeta romano Juvenal quien, en sus Sátiras criticaba la corrupción en Roma en los tiempos de César. Actualmente, sirve para ilustrar las únicas aspiraciones de las masas populares.

Papita p’al loro: Expresión de triunfo, sobre todo en lo re-ferente al resultado exitoso de una inversión en la que quien la dice ha salido muy beneficiado. Está dicha en lenguaje rural que equivale a papita pa(ra e)l loro, en donde la palabra "papita" (diminutivo de "papa") tiene el valor de alimento para el ave.

Para hacer una tortilla, hay que romper varios huevos (you can’t make an omelette without breaking the eggs): Para obtener lo que deseamos hay que hacer sacrificios; sin esfuerzo no hay manera de alcanzar logros, lo mismo que sin romper algunos huevos no sería posible preparar una tortilla.

Para pelear se necesitan dos (it takes two to make a quarrel): Podríamos usar la frase cuando uno no quiere, dos no pueden, porque expresa claramente la imposibilidad de enfrentamiento entre dos personas cuando una lo elude.

Parar el carro (to crash somebody down): Literalmente, frenar a alguien, con una respuesta cortante o una reacción inesperada, como cuando se detenía un carro, impidiendo el avance del caballo.

Parar la olla: Aportar para la comida en una casa, llevar lo necesario para la alimentación de la familia. Era costumbre, antiguamente, acostar la olla cuando no se cocinaba o en las épocas malas, pero cuando se cocinaba, la olla volvía a "pararse" para mantener la comida caliente.

París bien vale una misa: Frase atribuida a Enrique IV, cuando le fue exigida su conversión al catolicismo para poder ser rey de Francia. Con el tiempo, la expresión se aplicó para justificar la realización de una tarea desagradable con el objeto de alcanzar un logro.

Partir es morir un poco: Frase que expresa el dolor de la partida y provendría de las palabras iniciales de un poema del poeta francés Edmond Haracourt.

Partir la diferencia: En una controversia, significa ceder cada una de las partes, algo de lo que le corresponde por derecho, con tal de lograr un acuerdo.

Partir por el eje: Equivale a dejar a alguien inutilizado, prácticamente arruinado, como cuando a un vehículo se le parte uno de los ejes y queda totalmente imposibilitado de funcionar.

Pasar la noche en blanco (to spend a sleepless night): Según los antiguos usos de la Orden de Caballería, el neófito (aspirante a integrar la Orden) debía permanecer en vela toda la noche anterior a la ceremonia, cubierto con una especie de sayal blanco, que simbolizaba la pureza de intenciones que se le exigía, para poder recibir dignamente el espaldarazo ritual. El dicho de los antiguos caballeros acabó por incorporarse al habla popular como frase sinónima de "pasar la noche desvelado, sin dormir, a causa de cualquier dolor, molestia o pesar ocasional", aunque el traje de dormir o el camisón no sean precisamente blancos.

Pasar las de Caín: Padecer grandes contratiempos y sinsabores. La comparación surge de las vicisitudes que, según la Bi-blia, sufrió Caín luego de matar -por envidia- a su hermano Abel.

Pasarse al patio: Tomarse excesiva confianza, más de la que se le otorgó. En las casas -a diferencia de la mayoría de los departamentos- suele haber un patio al que sólo acceden las personas que gozan de la confianza de los dueños de casa.

Pasarse de rosca: Extralimitarse, excederse en lo que se dice, se hace o se pretende, como cuando la tuerca no encaja en el tornillo porque está desgastada la rosca y, entonces, "se pasa".

Pedir peras al olmo (you can’t get blood out of a stone): Pedir lo imposible. El olmo es un árbol que da excelente madera, pero no peras.

Pelado por alcahuete: Frase originada en una costumbre-castigo nacida durante la Segunda Guerra Mundial, por la cual los colaboracionistas locales de los nazis eran literalmente rapados por sus compatriotas como señal de advertencia para quienes se sintieran tentados de imitar esa actitud. Lo mismo sucedía con las amantes nativas de los oficiales alemanes. En nuestro país, en la década del 50, la frase se popularizó con un sentido festivo, ignorando muchas veces su cruel origen.

Peor es nada (better aught than nought): Expresión usada a manera de consuelo, por la que se manifiesta que uno se conforma con lo poco (o de escasa calidad) que tiene, teniendo en cuenta que podría haberse quedado sin nada. Y eso es peor. La locución peor es nada se ha convertido en una expresión sustantiva, al usársela en oraciones como él (o ella) es mi "peor es nada", casi con el mismo valor de media naranja (ver).

Perder el tren (to miss the boat): Dejar pasar la oportunidad, como quien llega tarde a la estación y el tren que debía tomar ya partió.

Perro que ladra no muerde (barking dogs seldom bite): Los que hablan demasiado suelen hacer poco, tal como suele suceder con algunos perros que ladran excesivamente pero nunca atacan. Por supuesto, hay excepciones.

Piano, piano, si va lontano: Es una frase de origen italiano que invita a la prudencia. Su traducción sería despacio, despacio, se llega lejos, aunque en su lengua de origen la frase es chi va piano, va lontano («el que va despacio, llega lejos»).

Pisar el palito: Caer en una trampa, sobre todo, cuando ésta fue urdida con toda la intención de hacer caer a uno. La expresión proviene de las viejas trampas para pajaritos en las que, cuando el ave literalmente pisaba un palito colocado en ellas, éste dejaba caer el resto de la trampa encima del ave.

Pisar los talones (at one’s heel): Seguir muy de cerca, sobre todo emulando a alguien en su actividad.

Poderoso caballero don Dinero (money is the only monarch): ¿Alguien duda del poder del dinero? ¿Alguno pone en duda la importancia que la sociedad actual les da a los bienes materiales? Tanto es así, que en inglés lo llaman el único monarca... El refrán español se hizo popular merced a la glosa que de él hizo el poeta Francisco de Quevedo.

Ponéle la firma: Dalo por hecho, es seguro. La frase está tomada de la costumbre de firmar los documentos importantes, en particular las solicitudes de créditos personales a sola firma -muy frecuentes en los años 40 y 50- que eran avalados por la firma del interesado y su garante.

Poner cara de circunstancia: Mostrarse serio, circunspecto, a veces, fingiendo la expresión; otras, con real sentimiento.

Poner como trapo de piso (o de cocina) (to haul somebody over the coals): Maltratar a alguien, humillarlo pública o privadamente, dejarlo con mal aspecto, tal como quedan el trapo de cocina y el de piso luego de haber sido utilizados en una tarea de limpieza.

Poner el arado delante de los bueyes (to put the cart before the horses): Es hacer las cosas al revés, de manera que no puede obtenerse ningún resultado positivo, tal como sucedería si alguien colocara primero el arado y luego los bueyes.

Poner el dedo en la llaga (to put one’s finger on the sore spot): La llaga es la parte más dolorosa y molesta de una herida, por lo tanto, poner el dedo en ella, significa causar mucha molestia y dolor a quien la padece. Figuradamente, la expresión se aplica a la acción de señalar e insistir en el punto que más preocupa a una persona.

Poner el grito en el cielo (to hit the ceiling): Gritar exage-radamente, clamar quejándose con vehemencia de una cosa, como si uno realmente gritara tan alto que su voz llegara al cielo.

Poner en tela de juicio (to put in question): Dudar acerca de una afirmación hecha por otro y someterla a exhaustivo examen. En al antiguo Derecho procesal, el uso de esta locución señalaba que un asunto estaba pendiente de resolución.

Poner la otra mejilla (to turn the other cheek): Consejo bíblico (Mateos 5, 39; Lucas 6, 29) por el cual se nos invita a ofrecer la otra mejilla, cuando hemos sido abofeteados en una de ellas. Metafóricamente, la expresión se utiliza para dar a entender que una persona queda a merced de su agresor, sin atinar a ninguna defensa, una vez que ha sido ofendido.

Poner las barbas en remojo: Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar, dice la tradición, a manera de advertencia sobre lo que es inminente que nos suceda cuando lo propio le ha ocurrido a nuestro vecino.

Poner las cartas sobre la mesa (to lay one’s cards on the table): Sincerarse, decir la verdad ante alguien, sin guardarse nada, como quien, en el juego de naipes juega todas sus cartas y sólo le queda ver lo que sus adversarios presentan en la mesa para saber si ha ganado o perdido.

Poner los pelos de punta (to make one’s hairs stand on end): Aterrorizarse, estar extremadamente nervioso, alterado. Cuando alguien sufre un gran susto, la piel se eriza y los pelos se paran.

Poner toda la carne al asador: Jugarse el todo por el todo, no dejar nada para más adelante, como cuando quien prepara el asado pone toda la carne al fuego porque ya es tarde y, además, el fuego se está extinguiendo.

Ponerle el cascabel al gato (to bell the cat): Atreverse a acometer una acción peligrosa o difícil. Surgió de un cuento anónimo llamado "De los mures con el gato", colección de cuentos satíricos. Posteriormente, la expresión fue popularizada por Félix María de Samaniego en "El congreso de los ratones", en la que los roedores de Ratópolis, para tratar de detener los pies de su perseguidor, el gato Miauragato, acordaron en ponerle un cascabel para prever cuando se acercaba. Pero el problema surgió cuando hubo que llevar a cabo la hazaña: nadie se animaba.

Poniendo estaba la gansa: Expresión vulgar tomada de un primitivo juego infantil cuya frase completa era poniendo estaba la gansa, que era gorda y era mansa. La expresión, acompañada de un gesto hecho con la mano, invita a la persona a quien se la dice a pagar una deuda. En este caso, se asocia el verbo "poner" en dos de sus significados más comunes: por un lado, en el sentido de "deponer o soltar el huevo las aves"; por otro, el hecho de "apostar o abonar una cantidad de dinero". Con el tiempo, el verbo poner o su forma ponerse tomaron el valor de "pagar con dinero".

Por bajo cuerda: De manera reservada, ocultándolo de la vista de los demás. La expresión está basada en una treta aplicada en un antiguo juego de pelota en el que había que pasar el balón por encima de una cuerda colocada en medio de la cancha. La trampa consistía en pasar la pelota por debajo de la cuerda, de manera que si el ardid no había sido percibido por nadie, el tramposo se adjudicaba el tanto.

Por hache o por be: Por una razón u otra. Se usa esta locución para dar entender que siempre que sucede algo, hay una causa, importante o no.

Por la boca muere el pez: Es perjudicial hablar indiscriminadamente, y el dicho nos recuerda que el pez es atrapado por la boca, al morder el anzuelo. Lo mismo le sucede a la persona que habla en exceso.

Por la plata baila el mono (money makes the mare to go): Es una crítica a las personas que lo hacen todo por interés, que sólo persiguen la obtención de dinero. El origen se remonta a la época en que los organilleros y músicos ambulantes llevaban un monito para que realizara "monerías" al público. Luego de terminada la función -que podía ser musical o de adivinación- el simio pasaba a recoger las monedas en una latita.

Por la puerta grande: Lograr hacer algo exitosa, triunfalmente. La comparación hace referencia a la mayor gloria del torero quien, luego de haber realizado una faena exitosa, es sacado en andas por la "puerta grande" de la plaza de toros.

¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no ves la viga en el tuyo? (to see the mote in another’s eye and not the beam in one’s own): Palabras con las que Jesús (Evangelio según San Mateo, VII, 3) censura a los que reprenden los defectos ajenos y no ven los propios.

Por un quita de ahí esas pajas: Por una cosa sin importancia, de poco fundamento.

Predicar en el desierto, como San Juan: Hablar en vano, hacer las cosas para nada, sin ningún resultado. En este caso, debemos hacer la advertencia de que cuando San Juan el Bautista predicaba en el desierto de Judea, lo acompañaba una inmensa muchedumbre que no sólo lo escuchaba y seguía sino que además, se hacía bautizar por él, con lo que queda descartada la idea de "predicar en vano".

Prender el ventilador: Equivale a hablar, contar todo lo que se sabe, con el objeto de perjudicar a una o más persona descubriendo secretos que estas personas se cuidan muy bien de guardar. La expresión completa es prender el ventilador y echar mierda para todos lados, comparando la ventilación de secretos con la actitud de acercar estiércol al ventilador para que se propague hacia todos lados.

Pueblo chico, infierno grande: Crítica a las sociedades de los pueblos pequeños, en donde todos sus habitantes se conocen y suelen propiciar grandes escándalos, precisamente por conocerse tan bien.

 

Q

Que cada palo aguante su vela.

Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.

Quien a hierro mata, a hierro muere.

Quien bien te quiere, te hará llorar.

Quien calla, otorga.

Quien canta, su mal espanta.

Quien da lo que tiene, a pedir se queda.

Quien da primero, da dos veces.

Quien espera, desespera.

¿Quien hace caso de mediosdías habiendo días enteros?

Quien hace un cesto hace cientos.

Quien mal anda, mal acaba.

Quien mucho abarca, poco aprieta.

Quien nada hace, nada teme.

Quien no te conozca, que te compre.

Quien parte y reparte, se lleva la mejor parte.

Quien quiera peces, que se moje el culo.

Quien se alegra del mal del vecino, el suyo le viene de camino.

Quien se pica, ajos come.

Quien siembra vientos, recoge tempestades.

Quien tiene boca se equivoca.

Quien te ha visto y quien te ve

Quien tuvo, retuvo.

Quien tuvo y ahorró, para la vejez guardó.

Que los cumplas feliz...! (happy birthday to you...!): Es la expresión proverbial que se dirige al que cumple años en ese día. El origen hay que buscarlo en una canción más antigua, Good morning to all, compuesta en 1893 por las hermanas Mildred y Patty Hill, maestras de la Kentucky Sunday School de Nueva York. La canción es hoy en día una de las más cantadas en todo el mundo.

Que me echen los galgos: Locución utilizada para expresar que alguien huye precipitidamente de un lugar, invitando a que lo persigan infructuosamente, lanzando tras de sí un grupo de galgos, perros célebres por su velocidad, pero que no suelen alcanzar a las liebres.

Que patatín, que patatán...: Frase onomatopéyica que hace referencia a la persona que habla sin sentido, dando disculpas o argumentando para no entrar en razones.

Que te garúe finito: Locución que, a manera de saludo de despedida, suele dedicarse a quien se va, aunque casi siempre dicha con intención irónica y peyorativa para quien parte.

Qué le hace una mancha más al tigre: Como la piel del tigre está plagada de manchas, sería casi imposible detectar la presencia de una nueva; por lo mismo, en una persona que adolece de muchos defectos, uno nuevo pasaría inadvertido. Por supuesto, la frase no se limita a destacar solamente los defectos, sino cualquier otra característica de las personas.

Quedarse algo en el tintero: Olvidar u omitir algo en determinada circunstancia y recordarlo luego, cuando ya pasó el momento. La frase proviene de la época en que se escribía con una pluma que recogía la tinta de un recipiente así llamado.

Quedarse con el pan y con las tortas (to have one's cake and eat it): Literalmente, quedarse con todo, sin participar a nadie de lo logrado.

Quedarse con la sangre en el ojo (to see red): Guardar resentimiento por algo, mantener recelo, duda o escrúpulo de algo.

Quedarse lo más campante: No reaccionar ante un contratiempo, como si no importara, cuando lo lógico sería lo contrario. Campante equivale a «ufano, satisfecho».

Quedarse mosca: Es una invitación a que alguien se quede quieto, tranquilo, sin intervenir en un conflicto o discusión.

Quedarse para vestir santos (to be left on the shelf): Es una frase destinada a la mujer que no se casó, la típica «solterona», que en una época, cuando había pasado cierta edad, visitaba con más frecuencia la iglesia y se dedicaba a las tareas domésticas de la parrroquia, entre ellas, la de coser vestidos y mantas para las imágenes de los santos.

Quedarse sin mosca: Literalmente, estar sin dinero, no tener ni un peso. La palabra mosca tuvo, desde siempre, el valor de "moneda corriente" o "dinero".

Quemarse las cejas (o las pestañas) (to burn the midnight oil): Leer o estudiar mucho, analizar profundamente un escrito.

Querer es poder (where there is a will, there is a way): Ex-presa el poder de la fuerza de voluntad para conseguir lo que se pretende, llevando a los dos verbos a la categoría de sinónimos.

Quien bien tiene y mal escoge, del mal que le venga no se enoje: El que deja un bien cierto y seguro no debe quejarse de la desgracia que le sobreviene.

Quien escucha, su mal oye (eavesdroppers will hear no good of themselves): La persona que presta atención a sus errores puede corregirlos a tiempo.

Quien hace lo que quiere, no hace lo que debe: Generalmente, nos inclinamos por hacer lo que nos da la gana y eso es precisamente lo que nos aleja de lo correcto, de nuestras obligaciones.

Quien mal anda, mal acaba (as we live, so shall we end): El que vive desordenadamente tiene, por lo general, un triste final.

Quién me quita lo bailado (it's so much gained): Expresión típicamente rioplatense que hace referencia a la ventaja de haber vivido una existencia plena de alegrías y placeres, a pesar de que en la actualidad, se pasa por momentos más dramáticos. Circula la forma vulgar quién me quita lo «bailao».

Quien paga manda (he who pays the piper, calls the tune): Expresa el poder que otorga el dinero a quien lo posee. Podría equivaler a la frase donde manda capitán no manda marinero, aunque en este caso, se hace hincapié en los bienes materiales.

¿Quién te dio vela en este entierro? (Who asked you to poke your nose in?): No tener nada que ver en determinada situación, ser ajeno a lo que está sucediendo o, si bien se puede tener injerencia en algo, permanecer excluido por los demás. La expresión proviene del derecho de uso de velas en un velatorio, derecho reservado a los familiares y amigos íntimos del fallecido.

Quitarse el sombrero (to take one’s hat off): La acción de descubrirse la cabeza fue siempre un gesto de respeto hacia el prójimo, particularmente, ante las señoras. Con la casi total extinción del uso de esa prenda, la expresión se mantuvo hasta nuestros días, aunque en sentido metafórico, para dar a entender el respeto y la admiración que se siente por una persona.

 

R

Rectificar es de sabios.

Resultó peor el remedio que la enfermedad.

¿Riñen los amos? mal augurio para los criados.

Rasgarse las vestiduras: Según las Sagradas Escrituras, era costumbre entre los antiguos desgarrarse las ropas en momentos de desconsuelo, como señal de reconocimiento de los errores cometidos. En la actualidad, se aplica como crítica a las personas que demuestran preocupación y arrepentimiento cuando es demasiado tarde.

Roma no se hizo en un día: Las grandes empresas no pueden lograrse de un día para otro, para ello, se necesitan tiempo, paciencia y sacrificio, tal como sucedió con el crecimiento de la ciudad capital del Imperio Romano.