Refranes y dichos    A - C

A

A buen amigo, buen abrigo.

Abrir los ojos

A barriga llena, corazón contento.

A buen entendedor, pocas palabras bastan.

A buenas horas mangas verdes.

A caballo regalado no le mires el diente.

A cada cerdo le llega su San Martín.

A cada cual lo suyo y a Dios lo de todos.

A cada pajarillo agrada su nidillo.

A cada pez le llega su vez.

A cada santo le llega su día.

A cada uno Dios da el castigo que merece.

A casa de mi novia llevé un amigo: él se quedó adentro y yo despedido

A casa vieja, puertas nuevas.

A "creíque" y "penseque" los ahorcaron en Madrid.

A Dios rogando y con el mazo dando.

A enemigo que huye, puente de plata.

A falta de pan, buenas son tortas.

A freír será el reír

A grandes males, grandes remedios.

A la cama no te irás sin saber una cosa más.

A la fuerza, no hay razón que la venza.

A la larga y a a la corta la mentira se descubre.

A la luz de la vela, no hay mujer fea.

A la muerte ni temerla ni buscarla, hay que esperarla.

A la mujer y al caballo no hay que prestarlos.

A la ocasión la pintan calva.

A la pereza sigue la pobreza.

A la tercera va la vencida.

A la vejez, viruelas.

A las diez, en la cama estés, y si puede ser antes, mejor que después.

A lo hecho, pecho.

A los locos se les da la razón.

A mal tiempo, buena cara.

A mi prójimo quiero pero a mí el primero.

A misa temprano nunca va el amo.

A otro perro con ese hueso.

A padre ahorrador, hijo gastador.

A palabras necias, oidos sordos.

A quien le dan el pie se toma la mano.

A quien madruga, Dios le ayuda.

A quien no teme, nada le espanta.

A rey muerto, rey puesto.

A río revuelto, ganancia de pescadores.

A donde las dan, allí las toman.

Afortunado en el juego, desafortunado en amores.

Agua del cielo, no quita riego.

Agua de mayo, no cala el sayo.

Agua pasada no mueve molino.

Agua que no has de beber déjala correr.

Ahora al bueno le llaman tonto.

Al ave de paso, cañazo.

Al lugar que fueres, haz lo que vieres.

Al mal circo le crecen los enanos.

Al mal tiempo, buena cara.

Al mejor cazador se le escapa la liebre.

Al mejor nadador se lo lleva el río.

Al miserable y al pobre, todo les cuesta el doble.

Al pan, pan, y al vino, vino.

Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas.

Al perro más flaco, hasta las pulgas le abandonan.

Al pobre y al feo todo se le va en deseo.

Al que de ajeno se viste, en la calle lo desnudan.

Al que madruga, dios le ayuda.

Al que no está acostumbrado a bragas, las costuras le hacen llagas.

Al que no le guste, que se rasque.

Al que no quiere caldo, tres tazas.

Al revés te lo digo para que me entiendas.

Amor con amor se cura.

Amor con amor se paga.

Ande yo caliente y ríase la gente.

Antes de hacer nada, consúltalo con la almohada.

Antes el trabajo era una maldición, hoy una obsesión.

Antes se coge al mentiroso que al cojo.

Año de nieves, año de bienes.

Apagá y vámonos

Aprendiz de todo y oficial de nada.

Aremos, dijo la mosca, y estaba en la oreja del buey.

Árbol que nace torcido, nunca su rama endereza.

Armarse un Tiberio

Arrieros somos, y en el camino nos encontraremos.

Atar los bártulos

A seguro se lo llevaron preso

A si me las den todas

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Ave que vuela, a la cazuela

A brazo partido (with bare fists): Locución utilizada -especialmente- en compañía de los verbos «trabajar» y «luchar». Expresa que una acción ha sido realizada con mucha intensidad, debido a que «brazo partido» literalmente significa «con los brazos solos, sin armas».

A buen entendedor, pocas palabras (a word is enough to the wise): La persona inteligente comprende rápidamente lo que se le quiere decir, sin necesidad de que las cosas le sean dichas con muchas palabras.

A buen puerto vas por leña (to come to the wrong shop): Expresa la idea de acudir al lugar menos indicado en busca de ayuda, comparando la acción con la de los antiguos navegantes que acostumbraban a arribar a los puertos donde se los proveía de madera.

A caballo regalado no se le miran los dientes (never look a gift horse in the mouth): Cuando alguien recibe cualquier tipo de regalo o presente, debe hacerlo sin cuestionar el obsequio y limitarse a aceptarlo tal como es. La parte final de la locución proviene de la antigua costumbre de revisar la dentadura de los caballos para conocer el estado de salud del animal.

A cada chancho le llega su sanmartín: No hay persona a la que no le llegue el momento de padecimiento. El origen de este proverbio tiene relación con la fecha del 11 de noviembre, día en que se celebra la festividad de San Martín de Tours, taumaturgo y milagrero francés, elegido por sorteo patrono de la ciudad de Buenos Aires. Ese día, con motivo de la celebración, la tradición indicaba que se comiera chancho. Otra versión, afirma que «sanmartín» era el nombre dado a cierto cuchillo que se usaba para carnear a los cerdos. En cualquiera de los casos, la palabra "sanmartín" se escribe con minúscula inicial por tratarse de un sustantivo común y así aparece en todos los diccionarios.

A capella: Equivale, literalmente, a decir a la manera de la capilla (igual que se hace en la capilla) y se aplica a toda obra escrita para coro y cantada sin acompañamiento musical o con instrumentos que ejecutan la partitura al unísono.

A confesión de partes, relevo de pruebas: Cuando alguno admite su error o falta, no es necesario indagar acerca del error cometido: basta con que lo haya reconocido.

A Dios rogando y con el mazo dando (ask God for help but keep powder dry): No solamente hay que rogar y pedir a Dios que nos ayude; también debemos poner todo de nuestra parte.

A falta de pan, buenas son tortas (half a loaf is better than none): No siempre tenemos todo lo que deseamos, por eso, muchas veces debemos conformarnos con lo que tenemos, aunque sea menos de lo deseado o merecido.

A grandes males, grandes remedios (desperate cuts must have desperate cures): Cuanto mayor sea el mal, mayor deberá ser la solución que se propone y mayor el esfuerzo de nuestra parte para conseguirlo.

A la buena de Dios (any old how): Algo hecho sin cuidado, así no más, sin orden ni organización, confiando en la "buena" voluntad de Dios, sobre quien se hace caer toda la responsabilidad.

A la primera de cambio: Frase proveniente del ámbito bancario, que equivale a "de buenas a primeras", "en la próxima oportunidad que se presente".

A la suerte, hay que ayudarla: Dicho que nos invita a trabajar con esfuerzo para obtener logros en la vida, sin esperar que la buena suerte nos acompañe. La acción de la buena fortuna es siempre bien recibida, pero no debemos recostarnos solamente en ella.

A la vejez, viruela: Las cosas suceden en el debido momento cronológico. Por lo general, la viruela era una enfermedad propia de la infancia o adolescencia, de manera que era casi excepcional que un anciano la padeciera. Trasladada la frase a cualquier ámbito, puede aplicarse a las personas mayores que se atreven con actividades propias de la juventud.

A lo hecho, pecho (What's done's done): Ante la adversidad y luego del hecho consumado, poner el pecho, como cuando alguien se enfrenta con un peligro, admitiendo su responsabilidad en él.

A llorar, a la iglesia (don't be a cry-baby!): Invitación bur-lona a quienes se están quejando de algo que no admite re-clamos o ya ha pasado el momento de hacerlos. Se usa, general-mente, en relación con juegos y enfrentamientos deportivos.

A mal tiempo, buena cara (to keep a stiff upper lip): Hay que saber sobrellevar los reveses de la suerte, tratando de poner de nuestra parte el máximo esfuerzo para superar los malos momentos.

A mi juego me llamaron (that's right down my alley): Frase de júbilo con la que, quien la dice, festeja la oportunidad de desarrollar su actividad preferida. Puede estar referida a la práctica de algún juego, un deporte, una comida, leer, viajar.

A ojo de buen cubero (by rule of thumb): Expresión campestre que equivale a «aproximadamente, al tanteo». El cubero era el encargado de fabricar cubas para la contención de líquidos y debía tener buena vista para elaborarlas perfectas.

A ojos vista: Algo evidente, que está a la vista y no hace falta explicarlo.

A otra cosa, mariposa (let's call the whole thing off): Frase familiar usada para descalificar el tratamiento de un tema, debi-do a que ya está superado. Equivale a "demos vuelta la página".

A palabras necias, oídos sordos (to turn a deaf ear to nonsense): No hay que hacer caso del que habla sin razón u ofende a las personas que tiene en su alrededor.

A rey muerto, rey puesto (the King is dead; long live the King!): Habla de la necesidad de reemplazar inmediatamente a la persona que no está o ha fallecido. Tal como sucede en la realeza -en la que cuando acaece la muerte de un monarca, automáticamente es ungido su sucesor- en la vida, las personas buscan sucederse unas a otras constantemente.

A río revuelto, ganancia de pescadores (it’s good fishing in troubled waters): Cuando se viven momentos de inquietud y zozobra, siempre hay alguien que se beneficia. La expresión reproduce la situación real de los pescadores que, cuando comprueban que el agua produce movimientos bruscos, saben que se les facilitará la pesca.

A tal señor, tal honor (honour where honour is due): Reconocimiento para quien admite sus errores públicamente y pide perdón por sus equivocaciones.

A troche y moche (helter-skelter): Indiscriminadamente, de manera disparatada. La comparación surge de la acción del leñador chapucero que, en muchos casos, no respeta las normas de la poda y troncha los árboles, o sea, los corta de raíz.

Abrir la boca: Estar muy distraído o pensando en algo distinto de lo que nos corresponde en determinado momento.

¡Adelante con los faroles! (right on!): Originariamente, la expresión completa habría sido ¡Adelante con los faroles, que atrás vienen los cargadores!, al parecer, relacionada con las antiguas procesiones religiosas, en las que era usada a manera de estímulo para que los encargados de transportar faroles, antorchas y cirios -que precedían a los que llevaban las imágenes (cargadores)- no cejaran en su esfuerzo.

Adonde fueres haz lo que vieres (when in Rome, do as Romans do): Es una sugerencia para que a la persona le resulte fácil la adaptación a un lugar. Conviene observar cómo actúan los que allí viven y tratar de hacer lo propio.

Afortunado en el juego, desafortunado en el amor (lucky at cards, unlucky in love): La fortuna suele acompañar a algunos en el juego; a otros, en el amor, aunque todos sabemos que, a algunas personas, la diosa de la suerte suele acompañarlas en ambos casos.

Agachar el lomo: Ponerse, materialmente, a trabajar, concentrarse en una tarea. La expresión es en sentido figurado, pero lo mismo es una exhortación al trabajo físico.

Agarrar para el lado de los tomates: Interpretar mal alguna explicación o respuesta, irse por las ramas. El origen se relaciona con la planta del tomate, que es propensa a contraer pestes, por lo que es necesario plantarla en un lugar alejado. Otra versión asegura que la frase se origina en la facilidad con que esta planta se desarrolla hacia cualquier sentido si no se la guía en su crecimiento y entonces, "agarra" para cualquier lado.

Agua que no has de beber, déjala correr (it’s none of your business): No debemos acaparar cosas que no necesitamos. Retengamos todo aquello que nos es imprescindible para la vida y no nos quedemos con lo superfluo.

Ahí está la madre del borrego: Expresión que se utiliza como interjección, para dar a entender que, finalmente, la persona que la exclama ha comprobado una verdad o ha descubierto un hecho. Podría equivaler a ese es el quid de la cuestión.

Ahogarse en un vaso de agua (to make a mountain out of a mole hill): Rendirse ante la primera dificultad, sin intentar sobrellevar el inconveniente.

Ahuecar el ala: Literalmente, significa «partir, irse de un lugar» y la expresión está tomada del movimiento que hacen las aves cuando vuelan, luego imitada por los aviones, que ahuecan el ala para controlar la dirección del viento.

Al enemigo que huye, puente de plata (let sleeping dogs lie): Debemos facilitarle la huida o la retirada al que nos molesta u ofende. En las guerras de la Antigüedad, era común allanarle el camino al adversario para que éste no se detuviera ni intentara reagruparse para regresar.

Al mejor cazador se le escapa la liebre (a good marksman may miss): Habla de la falibilidad del hombre, por más destacado que sea en su actividad. Todos cometemos errores alguna vez.

Al pan, pan y al vino, vino (to call a spade a spade): Llamemos a las cosas por su nombre, sin eufemismos. Una empresa elaboradora de vinos parafraseó esta expresión, hace algunas décadas, con el eslogan al pan, pan y al vino... Toro.

Al pie de la letra (to the letter): El verdadero sentido de esta frase expresa que se transcribe fielmente un texto, aunque entre nosotros, encierra la idea de la repetición literal de una orden o mandato.

Al que Dios no le da hijos el Diablo le da sobrinos: Hace referencia a la naturaleza inquieta y traviesa de los niños que suelen molestar a los mayores. Si alguien no tuvo la dicha de recibir hijos, se supone que Dios lo proveerá de sobrinos para que sienta «en carne propia» lo que es «padecer» a los chicos.

Al que nace barrigón es al ñudo que lo fajen: Frase tomada del Martín Fierro, de José Hernández, en la que se hace referencia a lo vano e inútil de los intentos por ocultar las verdaderas características de la personalidad humana. La expresión al ñudo -que no debe ser pronunciada como si fuera añudo- que lo fajen es propia del Río de la Plata, quiere decir «inútilmente, en vano» y proviene de la costumbre de ceñir a los bebés con una faja.

Al que le quepa el sayo que se lo ponga (if the cap fits, wear it): Es una frase que suele aplicarse en el momento en que se hace una reprimenda o llamado de atención, sin mencionarse quién es el destinatario, por eso se la deja «flotando» en el ambiente para que el «interesado» la interprete. El sayo era un vestido sin botones que cubría desde el cuello hasta las rodillas.

Al que madruga, Dios lo ayuda (it is the early bird that catches the worm): Cuanto más pronto hagamos las cosas, mejor nos irá en nuestros emprendimientos.

Al tun-tún: Esta expresión, para algunos proviene de la locución latina "ad vultum tuum", luego llevada al latín vulgar con el valor de "al bulto". Para el etimologista Joan Corominas, es una voz expresiva creada para sugerir una acción ejecutada de golpe: tun... tun.... De cualquier forma, llegó a nosotros con el valor de algo hecho al bulto, sin diferenciar ni discriminar.

Al voleo: Locución adverbial que se origina en la acción de sembrar, cuando se arrojan las semillas a puñados, esparciéndolas en el aire. Por comparación, se usa la expresión para calificar actitudes arbitrarias y desmedidas.

Andá a cantarle a Gardel: Expresión muy propia de los argentinos y particularmente de los porteños, que se usa para descalificar a alguien invitándolo a que vaya con su «canto» a otra parte. Podría equivaler a la locución a otro perro con ese hueso (ver).

Andar de capa caída (to be crestfallen): Estar desanimado, abatido, como quien no se preocupa en aparecer aliñado, bien vestido. En la época en que los hombres usaban capa, tenerla caída hacia un costado, era síntoma de mal gusto. Por extensión, se usó la frase para aplicarla en quien se mostraba desesperanzado.

Andarse con chiquitas (to beat about the bush): Buscar pretextos, subterfugios; usar contemplaciones o rodeos para eludir medidas u obligaciones. En este caso, chiquitas equivale a "menudencias".

Ande yo caliente y ríase la gente (I'm all right, Jack): Se apli-ca al que prefiere su gusto personal ante la opinión de la gente o el bien parecer. El origen puede estar en la persona que, ante el clima excesivamente frío, se abrigaba hasta parecer ridículo, lo que provocaba la risa de quienes lo veían. La frase existía en la época de Luis de Góngora (siglo XVI), quien compuso un pequeño poema que terminaba con la frase ...Y ríase la gente.

Ante la duda, absténte (when in doubt, do nothing): Cuando se tiene una duda ante un hecho trascendente, es aconsejable no hacer nada, para evitar cometer un error irreparable.

Antes que te cases, mira lo que haces (look before you leap): No es una afirmación en contra del matrimonio, sino una advertencia para aquellos que deben tomar alguna resolución importante.

Apartar el grano de la paja (to separate the wheat from the chaff): Saber distinguir lo bueno de lo que no lo es, como cuando se selecciona el buen cereal de la hierba inútil.

Aquí estoy y aquí me quedo: Respuesta del general Mac Mahon, durante la guerra de Crimea, al oficial inglés que le advertía los peligros a que estaba expuesta la Torre de Malakoff, que acababa de tomar.

Arma de doble filo (double-edged weapon): Expresión que se aplica para calificar un método o argumento que, al ser utilizado, puede dar un resultado distinto del que se pretende o que produce efectos secundarios inesperados, como quien utiliza un arma blanca que posee realmente dos filos y puede lastimar a quien la manipula.

Armado hasta los dientes (armed to the teeth): Estar alguien excesivamente armado, tanto que lleva armas incluso en los dientes, a la manera de los antiguos piratas y corsarios que, durante el abordaje a las naves enemigas, y para tener las manos libres, llevaban puñales en la boca.

Armarse el tole tole: Expresión utilizada para indicar que un conflicto alcanza un importante grado de confusión, sobre todo cuando se trata de alboroto popular. El origen del dicho sería el desorden provocado por los judíos ante Poncio Pilatos, pidiéndole que crucificara a Jesús, gritando "¡Tolle, tolle, crucifige eum!" ("¡Quítalo, quítalo, crucifícalo"!).

Armarse la de San Quintín (all hell broke loose): Formarse una gran riña entre varias personas. La comparación surge con la batalla de San Quintín (10 de agosto de 1557) festividad de San Lorenzo, por la que los españoles aniquilaron a los franceses, aun a costa de grandes bajas.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda (even if dressed in silk, a monkey remains a monkey): Habla de la condición natural de las personas que, por más que traten de disfrazar su actitud, no logran despojarse de sus características. La frase está tomada de la fábula XXVII del escritor español Tomás de Iriarte.

Aunque vengan degollando: No importa el riesgo que se corra en una actividad, debemos seguir adelante con nuestro emprendimiento.

Ave de paso (bird of passage): En comparación con las aves que, siendo migratorias, sólo se detienen en un pueblo o en una ciudad para descansar y comer, se aplica a las personas que no permanecen mucho tiempo en un sitio.

Ayúdate y Dios te ayudará (God helps those who help themselves): Es una frase similar a a Dios rogando y con el mazo dando, por la que se aconseja no esperar todo del Creador y poner el máximo esfuerzo de nuestra parte.

 

B

Bien está el pájaro en su nido.

Bien predica quien bien vive.

Borrón y cuenta nueva.

Brillar por su ausencia

Buenas acciones valen más que buenas razones

Buenos amigos y buenos abriles, uno entre miles.

Bueno es tener amigos, aunque sea en el infierno.

Bueno y breve, dos veces bueno.

Burro grande, ande o no ande.

Bailar en la cubierta del Titanic: Es una locución de uso internacional, por la que se censura a la persona que, ante una situación de inminente grave peligro, opta por hacer caso omiso de las advertencias del riesgo y asume una actitud de indiferencia, como si realmente estuviera a bordo del célebre barco que se hundió en 1912, bailando al compás de la orquesta mientras se desencadenaba la tragedia.

Bailar con la más fea (to end up with the short end of the stick): Expresión propia de los argentinos que alude a la desgracia de tener que soportar lo más desagradable de una situación, como sucedía en los bailes en los que las chicas más lindas habían sido sacadas a bailar e iban quedando las más feas. La versión en inglés -"sacar la pajita más corta"- alude al juego consistente en cortar pequeños trozo de madera o paja y hacer sacar una a cada participante; el que sacaba la más corta, perdía.

Bajar la guardia (to lower one’s guard): Relajar la precaución, ceder la atención, considerando que ya no es necesario ser tan cuidadoso. La frase está tomada de la práctica de algunos deportes como el boxeo y la esgrima, en los que se enfrentan dos oponentes y se aplica en la vida cotidiana a la persona que ya no se esfuerza en sus tareas o profesión como lo hacía antes.

Bajarse los pantalones: Transigir en algo, deshonrosamente; claudicar, como si realmente uno se bajara los pantalones para quedar a merced de otro, sin poder movilizarse.

Basta la salud: Frase de consuelo, utilizada para justificar la falta de cualquier otra cosa, aludiendo a que, mientras una persona esté sana, podrá acudir siempre a sus fuerzas para trabajar y lograr lo que desee. Existe entre nosotros una locución derivada de esta -la plata va y viene, lo que importa es la salud- que, a causa de los tiempos difíciles que les toca vivir a las personas, se ha deformado en la irónica variante la salud va y viene, lo que importa es la plata.

Batir el parche: Literalmente, equivale a "tocar el tambor" y se usa para dar a entender que alguien está alardeando de alguno de sus actos.

Boccato di cardinali (bocado de cardenales): Expresión de origen italiano que se aplica a todo aquello que se destaca por su óptima calidad, particularmente, en lo que se refiere a alimentos exquisitos.

Borrar con el codo lo que se escribió con la mano: Es una referencia a las contradicciones de las personas, que suelen afirmar o sostener algo y luego, se manifiestan en sentido totalmente opuesto.

Borrón y cuenta nueva (clean slate): Locución aplicada en los casos en que se decide olvidar deudas, errores, enojos, discusiones, etc., y continuar como si nada hubiese ocurrido.

Bueno es hablar, pero mejor es callar (speech is silver, but silence is golden): Es un consejo para aquellas personas que hablan demasiado, sin reparar en las consecuencias.

Buscar cinco (o tres) pies al gato: Equivale a buscar soluciones o explicación sin fundamento a cosas reales y proviene de la antigua costumbre de agarrar a los gatos de su cola, que era considerada el "quinto pie".

Buscar el pelo en la leche: Ser excesivamente detallista, meticuloso, como quien realmente pretende hallar un pelo oscuro en la blancura de la leche.

Buscar una aguja en un pajar (to look for a needle in a haystack): Es la representación más notable de las empresas difíciles: nada hay más dificultoso que tratar de encontrar una aguja en un pajar.

 

C

Cada altar tiene su cruz.

Cada cual en su casa y Dios en la de todos.

Cada cual es dueño de su miedo.

Cada día que amanece el número de tontos crece.

Cada loco con su tema.

Cada maestrillo tiene su librillo.

Cada mochuelo, a su olivo.

Cada moneda tiene dos caras.

Cada oveja con su pareja.

Cada persona es dueña de su silencio y esclavo de su palabra.

Cada quien, con su cada cual.

Cada uno cuenta de la feria como le va en ella.

Cada uno halla horma de su zapato.

Cada uno sabe donde le aprieta el zapato.

Caga el cura, caga el Papa, y de cagar nadie se escapa.

Cambiar de Chaqueta

Cargar con el mochuelo

Cargar con el muerto

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Cara de beato y uñas de gato.

Caras vemos, corazones no sabemos.

Casa sin moradores, nido de ratones.

Colgar el Sambenito

Comer de gorra.

Come poco y cena temprano, si quieres llegar a anciano.

Como el maestro "ciruela" que no sabe leer y pone escuela.

Como el perro del hortelano, ni come ni deja comer.

Como éramos pocos, parió la abuela.

Como quien no quiere la cosa.

Con amigos de esa clase, ¿Para qué quiero enemigos?

Con ayuda del vecino, mató mi padre un cochino.

Con azúcar está peor

Con el ingrato, no tengas trato.

Con la vara que midas, serás medido.

Consejo no pedido, consejo mal oído.

Consejos vendo, y para mí no tengo.

Contigo, pan y cebolla.

Contra el feo vicio de pedir, existe la noble virtud de no dar.

Coser y cantar, todo es empezar.

Costurera sin dedal, hace poco y lo hace mal.

Cree el ladrón que todos son de su condición.

Cría fama y échate a dormir.

Cría cuervos y te sacarán los ojos.

Cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo.

Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten.

Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo.

Cuando el río suena, agua lleva.

Cuando las barbas del vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar.

Cuando menos se piensa, salta la liebre.

Cuando se pelean las comadres, salen a relucir las verdades.

Cuando tú vas, yo vuelvo.

Cuanto más alto se sube, más grande es la caída.

Cuanto más se tiene, más se quiere.

Cuanto más vieja, más pelleja.

Cuidado, que antes de ser cura fui monaguillo.

Cabeza de turco: Es la persona a la que se hace blanco de acusaciones por cualquier motivo. La expresión alude al tiempo de las Cruzadas, en el que los turcos eran víctimas del odio de todos los cristianos, que sentían una especial preferencia por cortar sus cabezas.

Caérsele los anillos (yuo won't lose class): Ser poco afecto a colaborar con los demás, sobre todo en el trabajo físico, eludir la responsabilidad.

Cada loco con su tema (everyone has his hobbyhorse): Frase que sirve para explicar el apego que cada uno tiene por su propio parecer, al igual que los locos que, por lo general, disparatan sobre un tema que es su obsesión. Antiguamente, solían terminar la frase con ... y cada lobo por su senda.

Cada maestrito con su librito: Frase usada para justificar la disparidad de criterio en el cumplimiento de un mismo objetivo. En la vida, todos tenemos un método para desarrollar nuestras actividades.

Cada muerte de obispo (once in a blue moon): Muy espo-rádicamente, de vez en cuando, en alusión a la longevidad de los prelados, que suelen vivir muchos años y, por otra parte, los obispos no suelen ser jóvenes, de ahí lo de su larga vida.

Caerse del nido (to come down to earth with a bump): Descubrir una verdad a destiempo; ser ingenuo, como los polluelos que por inexperiencia, suelen caer de lo alto, al desprenderse del nido.

Caerse la venda de los ojos: Desengañarse, descubrir la verdad acerca de una persona o situación, sobre todo cuando lo que se descubre es negativo para uno.

Caiga quien caiga (by hook or by crook): Es una de las frases más amenazantes que existen en todas las lenguas.

Calavera no chilla: Significa que la persona que gusta de la diversión exagerada y la vida disipada no debe quejarse de las consecuencias de su forma de vida. "Calavera", en sentido figurado, es el hombre de poco juicio dado al libertinaje.

Calumniad, calumniad, que algo quedará: Frase que algunos atribuyen a Voltaire y que el escritor Beaumarchais habría incluido en su obra El Barbero de Sevilla. La expresión sostiene que cuando se insiste en la difamación, con el tiempo se logra instalar la duda en la sociedad.

Cantar las cuarenta (to tell somebody a few home truths): Desahogarse con alguien, diciéndole lo que piensa, aun cuando moleste al destinatario. El origen es el juego de naipes conocido con el nombre de "tute", en el que se llama las cuaren-ta al número de puntos del que reúne el caballo y el rey de un mismo palo, lo que motiva que su poseedor esté obligado a "cantarlas".

¡Chocolate por la noticia!: Frase irónica con la que se pretende descalificar a quien afirma algo que ya todos conocen, ya sea porque es un hecho consabido o bien, porque llegó tarde con la noticia.

¡Chupáte esa!: Exclamación de réplica cuando uno contesta algo que sorprende y desagrada a alguien, sobre todo por lo justo e inesperado de la respuesta. Entre nosotros, la frase originariamente era ¡chupáte esa mandarina!, indudablemente, una curiosidad idiomática porque, entre nosotros, es más habitual que alguien chupe una naranja y no una mandarina.

Clavar a alguien (to stand somebody up): Dejar plantada a una persona, ya sea esperando en una cita o despojándolo de algo que esa persona merecía. El origen es la práctica delictiva de los antiguos salteadores de camino que se ofrecían para clavarles las herraduras a los forasteros, pero lo hacían dejando algunos clavos flojos, para luego -cuando estos se detenían- asaltarlos y robarles las pertenencias.

Colgar la galleta: Dejar plantado a alguien, particularmente referido a la relación amorosa, cuando uno de los integrantes de la pareja abandona al otro.

Como el maestro Ciruela: Frase con la que se censura a quien habla magistralmente u opina sobre una cosa de la que no entiende. La locución completa habría sido originalmente como el maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela, incluso se dice que en un tiempo, pudo haber sido como el maestro de Siruela... en relación con el nombre de un pueblo de Badajoz, provincia española cercana a la frontera portuguesa, sin otra intención que la rima con la palabra "escuela".

Como Pancho por su casa (to move about like one owns a place): Hacer algo con total libertad. Originariamente, la frase era como Pedro por su casa, proveniente de la locución entrarse como Pedro por Huesca, en alusión a la toma de esa ciudad por el rey aragonés Pedro.

Como quien no quiere la cosa: Con disimulo, como si uno no quisiera conseguir lo que realmente pretende.

Como quien oye llover (like talking to a brick wall): Sin interés, sin prestarle demasiada atención. La lluvia se oye, es decir, "se percibe con el oído" (sobre todo, el que está protegido de la lluvia), a diferencia de aquello que se escucha, es decir, "se oye con atención".

Compás de espera: Silencio, corto tiempo que uno se toma para analizar una situación. Lo de compás procede de la simbología musical.

Con amigos así... ¡quién necesita enemigos? (with friends like these, who needs enemies?): Es una crítica a los que uno suponía amigos de verdad, pero en los momentos cruciales demuestran que no lo son. Por eso, la frase expresa la referencia a los enemigos.

Con bombos y platillos (bombastic): Con mucho ruido, como cuando se da a conocer una noticia muy importante.

Con la cola entre las patas (with one’s tail between one’s legs): Es la típica forma de huir que tienen la mayoría de los pe-rros, manteniendo el rabo metido entre las patas traseras. Se a-plica a la persona que abandona un lugar totalmente humillado.

Con la soga al cuello (with a sword to one’s throat): Pasando un momento de apremio, amenazado de un riesgo grave, como cuando el ahorcado se siente a punto de morir, debido a que la soga que le rodea el cuello comienza a apretar.

Con las glorias se olvidan las memorias: El que llega a lo más alto en una profesión suele olvidar a los amigos y los beneficios recibidos para alcanzar ese logro.

Con las manos en la masa (to catch someone red-handed): Sorprender a alguien en el momento de cometer un delito o, simplemente, una acción prohibida. Equivale a la expresión in fraganti y es una comparación con el hecho de estar preparando una masa (harina, agua y sal).

Con una mano atrás y otra adelante (empty-handed) : Alude a la pobreza y a la miseria, por las que a una persona sólo le quedan sus manos para cubrir su desnudez.

Consultar con la almohada (to sleep on it): Meditar el tiempo necesario antes de concretar un negocio o de tomar una decisión crucial, referido obviamente a las horas de la noche, cuando uno se acuesta y antes de dormirse, reflexiona sobre cuestiones de su vida.

Contigo pan y cebolla (for better or worse, through thick and thin): Es una frase propia de la relación amorosa, por la que se manifiesta que, por el solo hecho de estar juntas, dos personas se conforman -metafóricamente- con comer únicamente estos dos elementos, que suelen ser baratos para cualquier bolsillo.

Contra viento y marea (against all odds): Luchar contra la adversidad, comparando la acción con la lucha del marino que se enfrenta una tempestad en la que tiene en contra al viento y a la marea.

Correr con el caballo del comisario (to hold the winning ca-rds): Contar con ayuda oficial para obtener resultados positivos en algún asunto. En las antiguas carreras de caballos (cuadreras) había una de las competencias dedicada al comisario del pueblo, cuyo caballo invariablemente "ganaba" la prueba.

Cortados por la misma tijera (tarred with the same brush): Expresión familiar que se aplica a dos personas de idéntico carácter y del mismo parecer, que suelen compartir defectos y virtudes, al igual que las telas cortadas juntas por el mismo patrón o molde.

Cortar el bacalao: Ser el que manda en una sociedad o cualquier grupo de personas. El bacalao fue, durante mucho tiempo, un elemento básico en la alimentación de los pobres, por eso, la misión de cortarlo era reservada a los jefes de familia.

Cortar por lo sano (to nip something in the bud): Significa erradicar lo malo, lo insano de una cosa. Cuando una planta está enferma, se corta la rama desde la última parte que perma-nece sana y de esta manera se asegura que lo enfermo será extirpado.

Costar un huevo (to cost an arm and a leg): Ser algo excesivamente caro, como si al hombre le costara uno de sus testículos, y todos sabemos lo que sentimos al respecto.

Costar un ojo de la cara (it costs the Earth): Ser algo muy caro, excesivamente costoso, tanto que para pagarlo habría que entregar uno de los ojos.

Costar un triunfo: Lograr algo luego de muchísimo esfuerzo. La expresión está tomada del juego de naipes en donde se lla-man triunfos las mejores cartas que permiten ganar una mano.

Creer en los peces de colores: Proviene de la época en que la moda era tener peceras con pececitos de colores y parece ser el resultado de la analogía con el recurso del colonizador español que solía canjear, con los nativos, espejitos de colores por especies de valor.

Cría cuervos que te sacarán los ojos (mind that you don’t lavish your gifts upon the ungrateful): Es una advertencia a aquellos que, en una profesión o actividad, forman desinteresadamente a sus discípulos o sucesores, sin tener en cuenta que éstos, algún día, pueden traicionarlos para quedarse con sus logros.

Cría fama y échate a dormir (build yourself a good reputation and you can sit back and relax): Cuando alguien es conocido por una característica que lo identifica, es difícil librarse de ella. Podría equipararse con la frase genio y figura hasta la sepultura.

Cruzar los dedos (to keep one’s fingers crossed): Gesto ca-balístico que consiste en cruzar los dedos índices sobre los medios, con el fin de prevenir males o desgracias personales. Suele realizarse este gesto cuando se menciona a una persona ausente cuya presencia no es bien recibida, o bien cuando alguien jura algo en lo que no cree realmente.

Cuando el gato no está, los ratones se divierten (while the cat is away, the mice will play): Habla de la necesidad de estar siempre atento y vigilando a quienes deben cumplir una tarea, porque cuando uno tiene obligaciones, es responsable de que se cumplan.

Cuando el río suena, agua trae (where there’s smoke, there’s fire): Es obvio que el río trae agua, suene o no, pero la referencia está formulada a avisar a las personas sobre la conveniencia de estar atentas a cualquier advertencia sobre movimientos y cambios que pueden afectar sus posibilidades.

Cuando hay hambre no hay pan duro (hunger is the best source): Cuando hay necesidad y se pasan momentos de apremio, no debemos exigir lo que exigiríamos en situaciones normales.

Cuando las ranas críen pelos (when pigs fly): O sea, nunca. Poca es la posibilidad de que, naturalmente, a las ranas les crezca el vello sobre su piel, por eso, la frase se usa para expresar la escasa (o ninguna) posibilidad de que algo suceda.

Cuando (o donde) menos se piensa salta la liebre (the hare starts when a man least expects it): Para cazar liebres, el perro avanza sigilosamente por el campo hasta que, en determinado momento, la presa salta y comienza su huida para evitar ser abatida por el disparo del arma del hombre. Para ello, hay que estar preparado, esperando ese momento. En la vida, sucede lo mismo: debemos estar listos para enfrentar momentos cruciales.

Cuanto más alto subas, más duro será el caer (o más ruido harás cuando caigas)(the bigger they come, the harder they fall): Advertencia para quienes, en su carrera ascendente, se consideran autosuficientes y se vanaglorian de lograr el éxito sin ayuda de otros, sin tener en cuenta que, en el momento del fracaso, el efecto habrá de ser resonante.

Cuanto más pronto, mejor (the sooner the better): Para qué demorar los acontecimientos, ya sean buenos o malos. Si son buenos, los disfrutaremos antes; si no lo son, cuanto antes los superemos, mejor.

Cuatro ojos ven más que dos (two heads are better than one): Las resoluciones consultadas salen mejor. Uno solo puede equivocarse, mientras que más de una persona pueden ver con mayor claridad las dificultades.

Curarse en salud: Ser precavido y cauto para evitar un daño o perjuicio posterior. Hacer algo, antes de verse forzado a cumplirlo.