EL USO DE LOS ACENTOS

En castellano, todas las palabras tienen acento, si por tal entendemos la mayor intensidad, tono o fuerza que recae sobre una sílaba en cada palabra.

Según el lugar que ocupa esa sílaba en las palabras, éstas se clasifican en agudas, graves y esdrújulas, además de las terminaciones sobresdrújulas.

Son agudas las palabras que tienen mayor intensidad (acento) en la última sílaba.

Ejemplos: amor, corazón, pared, compás, alud, ca...

Son graves las palabras cuya sílaba tónica es la penúltima.

Ejemplos: diario, joven, árbol, crisis, mur, examen...

 

Son esdrújulas las palabras que lleva el acento en la ante-penúltima sílaba.

Ejemplos: próximo, miércoles, jaro, roe, mina, sin-
tico...

 

Las palabras (para algunos "terminaciones") sobresdrújulas tienen la misma característica que las esdrújulas, aunque el acento lo llevan en la anteantepenúltima sílaba.

Ejemplos: gamelo, notiquenselo, tráigannosla...

 

Una de las confusiones mayores que presenta nuestra lengua escrita es provocada por la dificultad en la colocación del acento ortográfico o tilde, porque, si bien todas las palabras llevan acento, no todas llevan tilde.

 

Las agudas lo llevan cuando la palabra termina en "a-e-i-o-u-n-s" (estas dos, no agrupadas con otra consonante).

Ejemplos con tilde: ma, be, ma, ca, om, cons
trucción, anís...

Ejemplos sin tilde: honor, verdad, azul, cenit, feliz, reloj,
actitud, personalidad; Canals, Camoens...

 

Las graves llevan tilde cuando la palabra termina en "cualquier consonante que no sea n o s" (a menos que estas dos estén agru-padas en otra consonante).

  •  
  • Ejemplos con tilde: útil, áspid, carácter, alrez, ónix; fórceps, ceps...
  • Ejemplos sin tilde: virgen, crimen, examen, volumen, ori-
    gen, dictamen, martes, dosis, cielo, tema , suave...

    Las esdrújulas tienen la particularidad de que la sílaba tónica siempre coincide con el tilde, por lo tanto, "siempre llevan acento ortográfico".

    Ejemplos: gimen, quina, hetico, sica, término,
    hipotamo, lido, auténtico...

    ACENTO DIACRÍTICO

    Es el que se usa para diferenciar las funciones de los monosílabos que, por regla general, no llevan acento ortográfico y para distinguir palabras que se escriben de la misma manera, pero tiene distinto significado.

    Monosílabo Función Ejemplo

    el artículo El amor y el odio.

    él pron. personal Hablé con él.

    tu adj. posesivo Me agrada tu perfume.

    pron. personal Lo que digas.

    de preposición La reunión de ayer.

    verbo dar Exijo que me una respuesta.

    mi adj. posesivo Mi mejor amigo.

    mi sustantivo Desafinó en el mi.

    pron. personal Lo hiciste por .

    se pron. personal Se fueron a Europa.

    verbo saber Ya lo que piensan.

    verbo ser buena, aceptálo.

    mas conjunción (pero) Quiso ir, mas no lo dejaron.

    más conjunción (y) Dos más son suman cuatro.

    más adverbio cant. Los que más trabajan.

    más sustantivo El más y el menos.

    te pron. personal Te agradezco mucho.

    te sustantivo La te de imprenta.

    sustantivo Me invitó a tomar el .

    si conjunción Si puedo, te llamo.

    si sustantivo El solista entonó un si.

    pron. personal Cuando volvió en .

    sustantivo El se oyó desde el altar.

    adverbio afirm., lo haremos.

    aun (*) adverbio (con

    valor de "hasta,

    también, incluso") Aun los pequeños lo saben.

    aún adverbio Aún lo estamos esperando.

    (con valor de "todavía")

    solo(**) adjetivo Se separó y se fue a vivir solo.

    sólo adverbio (con valor

    de "solamente") Sólo ella sabe la verdad.

     

    (*) Algunos autores consideran que en la expresión más aun, el adverbio aun, a pesar de que tiene el valor de "todavía", no cumple realmente con la función de adverbio de tiempo que en otros casos, por lo que debería escribirse sin tilde: más aun.

    (**) La Real Academia considera superfluo el uso del tilde en la palabra sólo cuando equivale a "solamente" y recomienda su uso exclusivamente en los casos de anfibología (posibilidad de que una oración pueda interpretarse de dos maneras distintas), como en el caso de vine solo a ayudarte en la que no queda claro si esa persona expresa vine solo (sin compañía) a ayudarte, o bien, vine sólo (únicamente) a ayudarte.

    REGLAS GENERALES DE ACENTUACIÓN

    1) Sólo hay diptongo cuando se juntan las vocales i y u entre sí, o con cualesquiera de las otras vocales: iu, ui, ia, ai, ie, ei, ua, au, ou, uo, oi, io, ue, eu.

    Ejemplos: ciudad, cuidado, viaje, baile, cielo, peine, agua, causa, bou, monstruo, paranoico, domicilio, bueno, reuma.

    Recuérdese que el acento ortográfico o tilde NO EVITA EL DIPTONGO.

    2) La "h" muda colocada entre dos vocales NO IMPIDE la formación del diptongo.

    Ejemplos: sahu-merio; desahu-cio.

    Por ello, cuando alguna de las vocales deba ir acentuada, se pondrá el tilde como si la "h" no existiera.

    Ejemplos: vado, búho, prohíben, etcétera.

    3) Cuando las vocales cerradas acentuadas (í-ú) van delante o detrás de una abierta (a-e-o) NO SE PRODUCE DIPTONGO, sino HIATO y debe acentuarse la cerrada.

    Ejemplos: país, raíz, baúl, ataúd, poesía, dúo, día, tenía...

    4) Las palabras terminadas en ay, ey, oy, uy, NO LLEVAN TILDE.

    Ejemplos: virrey, Uruguay, convoy, etcétera.

    5) Las palabras graves terminadas en diptongo o en dos vocales abiertas, vayan o no seguidas de n o s final, NO SE TILDAN.

  •  
  • Ejemplos: patria, delirio, agua, caricia, bacalao, deseo, canoa; nupcias, fatuos, lidian, corroen, etcétera.
  • 6) Los infinitivos de los verbos terminados en uir NO SE TILDAN.

    Ejemplos: contribuir, huir, construir, concluir, etcétera.

    7) Las formas verbales fue, fui, vio, dio NO LLEVAN TILDE, de acuerdo con la regla general de acentuación de los monosílabos.

    8) La preposición a y las conjunciones e, o, u NO LLEVAN TILDE. La única excepción la constituye la conjunción o manuscrita, cuando va entre números para que, en lugar de 3 ó 4 no se lea 304.

    Se hace la aclaración de que la o debe ser manuscrita debido a que, en la actualidad, los modernos teclados de las computadoras traen bien diferenciadas las teclas que imprimen la letra o y la cifra 0 (cero), por lo que, en este caso concreto, no es indispensable tildar la letra o entre números.

    9) A pesar de que la norma establece que los pronombres este, ese, aquel con sus femeninos y plurales, en función de sustantivos, deben llevar tilde sólo en caso de anfibología (expresión que puede prestarse a interpretaciones distintas) el uso ha impuesto la escritura de estas palabras SIN TILDE, que, por otra parte, no es imprescindible.

    Los pronombres neutros esto, eso, aquello NUNCA LLEVAN TILDE.

    10) Las palabras terminadas en odia, fagia, iasis, cefalia y scopia NO LLEVAN TILDE.

  •  
  • Ejemplos: parodia, salmodia, antropofagia, aerofagia, elefantiasis, hidrocefalia, microcefalia, microscopia, radioscopia, rinoscopia, etcétera.
  • 11) Las palabras terminadas en opía y plejía LLEVAN TILDE.

    Ejemplos: miopía, diplopía, apoplejía, paraplejía.

    Excepción: copia.

    12) Las medidas de longitud (metro y sus derivados) LLEVAN TILDE.

    Ejemplos: milímetro, centímetro, kilómetro, miriámetro...

    Excepción: metro.

    13) Las medidas de capacidad y peso NO LLEVAN TILDE.

    Ejemplos: Litro (y sus derivados decalitro, mililitro, etc.) gramo (y sus derivados decigramo, kilogramo, etc.)

    14) La combinación ui se considera —para la escritura—siempre como diptongo y sólo llevará tilde cuando lo exija la pronunciación.

    Ejemplos: jesuita, casuista; casstico, benj, constr.

    15) Los infinitivos terminados en eír LLEVAN TILDE.

    Ejemplos: reír, freír, engreír...

    16) Las palabras y locuciones latinas se tildan de acuerdo con las reglas ortográficas de la acentuación española.

  •  
  • Ejemplos: accésit, delírium trémens, hábeas corpus, hábitat, ídem, ínterin, ítem, memorándum, per cápita, quórum, sui géneris, tándem...
  • 17) Las palabras integradas por formas de voseo —tratamiento regional considerado correcto por la Real Academia— más pronombre enclítico, mantienen el acento que normalmente llevan aquellas formas.

  •  
  • Ejemplos: avisále (avisá+le), decíme (decí+me), llamános (llamá+nos), acordáte (acordá+te), etcétera.
  • 18) Según el Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, editado por la Real Academia Española, hay algunas palabras que tienen lo que técnicamente se llama hiato creciente, que se presenta cuando, en un vocablo, deben separarse ("hiato") una vocal cerrada (i-u) de una abierta (a-e-o).

    Lo de "creciente" se explica porque se pasa de una vocal de menor a otra de mayor abertura bucal, mientras que cuando se invierte este orden, se transforma en hiato decreciente.

    La representación gráfica de estos casos se realiza a través de las formas /i.á/ (creciente) y /á.i/ (decreciente).

    Como algunos de los términos que poseen esta característica son de uso frecuente, los hemos incluido en este trabajo.

    De esta manera, palabras que normalmente separamos de una forma, deberíamos hacerlo agregando una sílaba a la cuenta.

  •  
  • Ejemplos: diá-lo-go, clien-te, biom-bo, dia-blo, dia-rio, guión, quios-co, via-je, etc. —de acuerdo con lo definido anteriormente— deberían separarse de la siguiente forma:

    di-á-lo-go, cli-en-te, bi-om-bo, di-a-rio, gui-ón, qui-os-co, vi-a-je, etc., porque al desunir los diptongos, estaríamos cumpliendo con lo de hiato creciente.

  • Por supuesto, esta explicación iría en contra de las enseñanzas que hemos recibido desde la escuela primaria respecto de la separación en sílabas; por ello, los precedentes deben ser considerados casos especiales, que sólo deberían ser comentados entre docentes y especialistas y no ser trasladados al aula.

    Si algún alumno —por propia iniciativa o a causa de la sugerencia de alguno de sus padres— pidiera una explicación al respecto, habría que dársela de la manera más sencilla posible.

    19) Siempre que sea posible, la mayúsculas deben tildarse. La creencia que sostiene que las mayúsculas no llevan tilde está originada en la licencia que se ha otorgado al periodismo escrito en general, que por una cuestión técnica (imposibilidad —o casi—de estampar el tilde sobre las versales) o estética (más que nada por falta de hábito) casi nunca ha colocado el tilde sobre esas letras.

    En la actualidad, los modernos teclados de las computadoras ya permiten la colocación de este pequeño pero importante signo.

    En la escritura a mano, por ningún concepto debe omitirse el uso del acento ortográfico sobre las mayúsculas

    ACENTUACIÓN DE VOCABLOS COMPUESTOS

    1) Cuado un vocablo simple entra a formar parte de otro compuesto como primer elemento, se escribirá SIN el tilde que le corresponde como simple.

    Ejemplos: decimoséptimo (décimo + séptimo), asimismo
    (así + mismo), rioplatense (río + platense), pionono (pío +
    nono), etcétera.

     

    2) La excepción a la regla anterior la constituyen los adverbios terminados en -mente, que conservan su acento ortográfico original.

  •  
  • Ejemplos: ágilmente, cortésmente, rápidamente, lícitamente, etcétera.
  • 3) Los compuestos de verbo con pronombre enclítico (agregado al final de la palabra) se escribirán SIN el tilde que solía ponerse en el verbo.

  •  
  • Ejemplos: sabelotodo (de sábelo), curalotodo (de cúralo), métomentodo (de métome), etcétera.
  • 4) En los compuestos de dos o más adjetivos separados por un guión, cada elemento conservará su acentuación ortográfica, si le correspondiere.

    Ejemplos: ítalo-francés, teórico-práctica, histórico-biográ
    fica
    , etcétera.

    En estos casos, últimamente se ha perdido el uso del guión y suelen escribirse sin él, aunque durante mucho tiempo se sostenía que el uso de ese signo debería mantenerse en los casos en que se tratara de "oposición" o "enfrentamiento", como en conflicto argentino-británico; guerra palestino-israelita.

    En cambio, cuando se tratase de integración política, cultural o geográfica, se aconsejaba no usar el guión, como en estos casos: tratado ítaloargentino; relación hispanoamericana, etcétera.